Retención urinaria psicógena

¿Qué es la retención urinaria psicógena?

La retención urinaria psicógena o "síndrome de la vejiga vergonzosa" es un trastorno de ansiedad social que consiste en la dificultad para orinar cuando se está en presencia de otras personas. Este trastorno puede comenzar a cualquier edad y afecta sobre todo a niños y a hombres, aunque también lo pueden presentar mujeres y niñas.

La retención de este tipo afecta sobre todo a niños y a hombres, aunque también pueden presentarla mujeres y niñas.

Consultas al médico

Vea en nuestra sección 'Pregunte al médico' numerosas consultas de nuestros usuarios, entre ellas:

Es difícil saber qué proporción de personas están afectadas por este trastorno, aunque hay estudios que sugieren que hasta un 7% de la población. Esta cifra podría ser todavía mayor.

¿Por qué tienen algunas personas retención urinaria psicógena?

La causa exacta de la retención urinaria psicógena es desconocida. Parece que puede deberse a una combinación de factores biológicos heredados y de factores ambientales que influyen en el paciente.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Miedo a orinar o dificultad para hacerlo cuando hay otras personas cerca.
  • Los pacientes piensan que alguien puede llamar a la puerta del cuarto de baño en cualquier momento, o le puede ver u oír mientras orina o puede estar fuera esperando, lo que les causa mucha preocupación.
  • Cuando hay gente cerca y el paciente tiene que orinar, experimenta ansiedad, enfado y vergüenza corporal. Estas emociones provocan una contracción de los esfínteres uretrales interno y externo. Los esfínteres son músculos circulares que limitan el paso de la orina de forma involuntaria y también voluntaria. Para que se produzca la micción ambos esfínteres deben estar relajados.
  • La retención urinaria psicógena se da normalmente cuando los pacientes tienen que utilizar servicios públicos, como los situados en autobuses, barcos, trenes o aviones.
  • También puede resultar muy problemático obtener una muestra para un análisis de orina.
  • La retención de orina también puede producirse en la propia casa del enfermo cuando hay visitas, con independencia de que estén o no en el cuarto de baño.
  • La dificultad para orinar desaparece cuando el paciente está seguro de que no hay ninguna persona cerca y piensa que es muy improbable que llegue alguien.
  • En casos graves, los pacientes emplean mucho tiempo esperando a que todas las personas desaparezcan del servicio público para orinar. Algunos evitan totalmente orinar en servicios públicos. Esto puede limitar seriamente la vida social de los pacientes, impidiendo por ejemplo irse de vacaciones.
  • En algunos casos extremos, el trabajo se elige en función de la posibilidad de tener acceso a un curto de baño completamente privado.

¿Cómo se diagnostica la retención urinaria psicógena?

Este trastorno se diagnostica fundamentalmente por la historia clínica, es decir, por el relato de sus síntomas que hace el paciente.

¿Cómo se trata la retención urinaria psicógena?

Se considera que aquellos individuos con retención urinaria psicógena grave, que limita de forma considerable sus actividades domésticas y laborales, tienen una fobia social no generalizada.

El tratamiento varía dependiendo de las circunstancias personales del paciente. No hay un tratamiento único que sea eficaz en todos los casos, y en la mayoría es necesario recurrir a un tratamiento multidisciplinar.

El objetivo del tratamiento es conseguir que el paciente pueda orinar sin dificultad y sin miedo cuando hay otras personas cerca.

Fármacos

En ocasiones es necesario tomar medicación, sobre todo cuando el paciente tiene síntomas de depresión o de ansiedad grave. El tratamiento lo puede realizar el médico de cabecera, aunque en algunos casos de ansiedad grave puede ser necesario acudir a un psiquiatra.

Tratamiento psicológico

En varios estudios se ha demostrado que puede ser útil remitir al paciente al psicólogo para que realice terapia de conducta. Después del tratamiento se ha observado un menor retraso en iniciar la micción, mayor volumen de orina y menor ansiedad. La mejoría inicial puede mantenerse hasta seis meses. El cloruro de betanecol, un medicamento que ayuda a orinar produciendo una contracción del músculo de la vejiga, puede mejorar los efectos de la terapia conductual.

Sondaje

En algunos casos graves, puede ser necesario referir el paciente a un urólogo e indicarle cómo sondarse (introduciendo una sonda vesical) para vaciar la vejiga.

.

¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 4.40 sobre 5

Comparta en Redes Sociales