Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Resonancia magnética

¿Qué es una imagen de resonancia magnética?

La resonancia magnética (RM) es una técnica relativamente nueva (se ha comenzado a utilizar desde principios de la década de los 80) para obtener imágenes útiles en el diagnóstico de enfermedades. Se basa en el uso de ondas magnéticas y de radio, por lo que no hay exposición a los rayos X u otras formas de radiación perjudicial.

Médico mostrando las imágenes de un escáner a una paciente

La resonancia magnética se basa en el uso de ondas magnéticas y de radio, por lo que no hay exposición a los rayos X u otras formas de radiación perjudicial.

©NetDoctor/Geir

¿Cómo funciona un aparato de RM?

El paciente se tumba en el interior de un gran imán de forma cilíndrica, en el que se aplican a través de su cuerpo ondas de radio, que son 10.000 a 30.000 veces más potentes que el campo magnético terrestre. Esto produce cambios en la posición de los núcleos de los átomos del cuerpo, lo que, a su vez, origina otras ondas de radio. El aparato capta estas señales y un ordenador las transforma en imágenes. Estas imágenes dependen de la localización y fuerza de las señales emitidas.

Nuestro organismo esta compuesto fundamentalmente por agua y, por tanto, contiene abundantes átomos de hidrógeno. Precisamente, son los átomos de hidrógeno los que se utilizan para crear las imágenes de RM de la forma que antes se ha descrito.

Recientemente

Existen resonancias magnéticas abiertas que no requieren introducirse en el "túnel" y que lógicamente no producen esa molesta sensación de claustrofobia. Pero hoy día todavía está disponible en pocos centros médicos.

    ¿Qué se puede ver con un aparato de RM?

    Mediante la utilización de un aparato de RM se pueden tomar imágenes de la mayoría de los tejidos del cuerpo. Los tejidos con una proporción menor de átomos de hidrógeno, como los huesos, aparecen oscuros, mientras que cuando poseen muchos átomos de hidrógeno, como es el caso de la grasa, se representan mucho más claros. Si se modifica la frecuencia de las ondas de radio, se pueden destacar sucesivamente los diferentes tipos de tejidos.

    La RM es capaz de obtener imágenes nítidas de partes del cuerpo que están rodeadas de hueso; por ello, es una técnica muy útil para estudiar el cerebro y la médula espinal.

    Por otro lado, la RM proporciona imágenes bastante detalladas, lo que hace que sea la mejor técnica para localizar tumores cerebrales (benignos o malignos). También puede detectar fácilmente la extensión al cerebro de otros tumores (metástasis).

    Lógicamente, es también una técnica muy útil para demostrar la existencia de otro tipo de lesiones neurológicas, como pueden ser hemorragias o infartos (trombosis) cerebrales o zonas anormales del cerebro en otras enfermedades del tipo de la esclerosis múltiple.

    Otra aplicación de la RM es el estudio de las enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, puede detectar con facilidad malformaciones congénitas (que existen desde el nacimiento) o alteraciones en la estructura del corazón debidas a un infarto.

    De interés

    Vea nuestra sección 'Pruebas diagnósticas' y lea sobre las más comunes.

      Cada vez es más frecuente también su uso para examinar lesiones en las articulaciones de las diferentes parte del cuerpo, así como para algunos órganos, como son el hígado, los riñones y el bazo.

      ¿Cuál es la diferencia entre una imagen de RM y una de tomografía axial computarizada (TAC) o escáner?

      Con la RM es posible tomar imágenes casi desde cualquier ángulo, mientras que con la tomografía computarizada (TAC) se obtienen imágenes de cortes horizontales del cuerpo.

      La RM produce, además, imágenes más detalladas de los órganos y las diferencias entre los tejidos normales y anormales suelen ser más claras que con el TAC. Por otro lado, no utiliza radiaciones ionizantes (que pueden ser peligrosas), como sí hacen los aparatos de rayos X.

      ¿Cómo se hace una RM?

      La RM se puede hacer perfectamente en régimen de paciente ambulante; es decir, que se puede marchar a su casa después de hacerse la prueba. Sin embargo, es importante permanecer absolutamente inmóvil durante la exploración y, en algunos casos, como en los niños, se puede necesitar para ello la administración de anestesia.

      Debido a la exposición a potentes campos magnéticos durante el procedimiento, se necesita la retirada de todas las joyas o cualquier otro objeto metálico. También se debe informar al personal sanitario si se lleva algún aparato electrónico, como podrían ser los marcapasos o audífonos, así como cualquier material metálico de sutura, tras intervenciones quirúrgicas. Probablemente, muchos productos metálicos utilizados en operaciones de traumatología, como prótesis de caderas o tornillos metálicos, no representen un problema importante.

      ¿Es peligrosa una RM?

      Hasta ahora no se conocen riesgos importantes o efectos secundarios relacionados con la RM. Durante la exploración el paciente no nota ninguna molestia. Además, ya que no utiliza radiación, la prueba podría repetirse las veces que sean necesarias sin ningún inconveniente. Existe un pequeño riesgo teórico para el feto durante las primeras 12 semanas del embarazo, por lo que no debería realizarse una RM a ninguna mujer embarazada durante ese período de tiempo.

      En algunas personas se pueden producir una sensación de claustrofobia al permanecer durante la prueba encerrados en un cilindro. Si se teme esta reacción se debe solicitar la administración de una medicación sedante. También puede resultar desagradable el ruido que emite la máquina durante su funcionamiento.

      Dr.  Carl J. Brandt  (Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor) , Dra.  Sarah Burnett  (especialista en Radiodiagnóstico) , Dr.  John Pillinger  (médico general) .

      Última versión: 2011-06-20