Niños y sus primeros pasos: cómo convertir su casa en un lugar seguro

Cuando los niños comienzan a andar y gatear se mueven tan rápidamente que puede ser difícil para sus padres seguirles. Incluso si uno se despista sólo un segundo, siempre acaban donde no deben estar.

Muchos niños de esta edad resultan heridos en accidentes caseros. Estos incluyen caerse por las escaleras, golpearse la cabeza, tirarse objetos encima, escaldarse o quemarse gravemente o incluso, caerse por las ventanas que no están bien aseguradas o cerradas.

Artículos relacionados

En nuestra sección 'Los niños' encontrará mucha información. Le sugerimos los siguientes artículos:

Hacer su casa lo más segura posible ofrecerá a su hijo una oportunidad mejor para explorar el mundo sin peligro y a usted le proporcionará tranquilidad. Sin embargo, nunca se repetirá bastante que no importa lo segura que parezca ser una casa, los padres deben vigilar continuamente a sus hijos. Es importante saber dónde están y qué están haciendo en todo momento.

La cocina

Cuando los niños comienzan a andar y gatear se mueven tan rápidamente que puede ser difícil para sus padres seguirles.

La cocina puede parecerle un lugar muy interesante al niño, pero está llena de peligros: electrodomésticos con cordones que cuelgan, cacerolas llenas de agua hirviendo, o peor aún de aceite hirviendo, calienta platos o quemadores de gas en la cocina, ollas calientes y cajones llenos de cuchillos afilados.

Los cajones y los armarios pueden ser peligrosos. Si un cajón se puede sacar completamente podría caer encima del niño. También es muy fácil para los niños pillarse los dedos con los cajones o puertas. Debido a que no controlan perfectamente sus acciones, pueden perfectamente cerrar de golpe un cajón y pillarse las manos.

Hay dos formas de asegurar los cajones y armarios:

  • Se puede fijar un tope en los cajones, para evitar que se puedan sacar completamente o poner un cierre de seguridad para que el niño no los pueda abrir de ninguna manera.
  • También es una buena idea poner un pestillo en la puerta del frigorífico, para que el niño no se pueda pillar con la puerta, o lo que es más grave, meterse dentro.

Productos de limpieza y productos químicos de uso doméstico

Es especialmente importante cerrar todos los lugares que contengan productos peligrosos o tóxicos: lavavajillas, limpiadores, detergentes, aguarrás, líquidos inflamables y fertilizantes son todos tóxicos si se tragan accidentalmente. Los lavavajillas en polvo son también peligrosos si entran en contacto con la piel, por ejemplo, si el niño se derrama el paquete encima.

Cables eléctricos

Es muy fácil para el niño agarrar un cable eléctrico y tirarse encima una cafetera, licuadora u otro electrodoméstico produciéndose quemaduras o lesiones graves.

Esto se puede evitar, instalando un soporte para el cable que lo acorte y no sobresalga del borde de la mesa o de la superficie de trabajo. También se pueden acortar los cordones.

Cocinas y hornos

  • Para evitar que el niño se queme los dedos con los calienta platos o agarre el mango de un cazo y se tire el contenido encima, se puede colocar una rejilla al borde de la cocina.
  • Asegúrese siempre de que los cazos tengan los mangos hacia el interior, para que los niños no puedan alcanzarlos.
  • También puede proteger los mandos de la cocina para evitar que el niño la encienda o cambie la temperatura.
  • Ponga un pestillo en la puerta del horno para que el niño no lo abra. La ventana de cristal de la puerta del horno puede calentarse lo suficiente para quemar al niño. Puede evitar esto colocando una pantalla o rejilla sobre la puerta.

Cuartos de estar y dormitorios

Los cajones y armarios del cuarto de estar y de los dormitorios se deben asegurar de la misma forma que los de la cocina.

Existen muchos bordes afilados y puntiagudos en el cuarto de estar en las mesas y estanterías, por ejemplo, contra los cuales el niño puede tropezar accidentalmente. Las esquinas bajas que pueden clavarse en los ojos del niño son especialmente peligrosas. La mejor manera de hacer que no sean peligrosas es ponerles esquineras de plástico, o si no puede encontrarlas, un trozo de goma espuma sujeto con cinta adhesiva. Esto parece poco estético, pero puede evitar que su hijo sufra lesiones graves.

Use un calzo o gancho para mantener las puertas siempre abiertas y evitar así que el niño pueda pillarse los dedos.

Publicidad

Ventanas

Tan pronto como los niños son capaces de moverse y explorar los alrededores, pueden intentar trepar y mirar por las ventanas.

Si las ventanas no están cerradas, coloque topes para que no se puedan abrir más de 10 cm. El mejor lugar para ponerlos es en la parte superior de la ventana, para que el niño no los pueda alcanzar.

Aleje los muebles de las ventanas, para que los niños no puedan trepar.

Estanterías

Algunos niños pueden intentar trepar por las estanterías. Asegúrese de que todas las estanterías están bien sujetas a la pared de forma que no se puedan caer encima de los niños.

Alfombras

Las alfombras sueltas y los felpudos son peligrosos para los niños que están aprendiendo a andar, porque pueden resbalarse con ellas. Coloque esteras de goma debajo de las alfombras y no ponga felpudos sueltos hasta que el niño crezca un poco.

Manteles

Los niños que empiezan a andar se agarran de forma natural a los manteles que cuelgan, para ayudarse a ponerse de pie. Si usa manteles, asegúrese de sujetarlos a la mesa con pinzas de forma que el niño no pueda tirar de la tela y volcarse encima todas las cosas que estén sobre la mesa.

Enchufes

Los accidentes eléctricos son siempre muy graves. Pueden causar quemaduras de tercer grado, e incluso la muerte.

  • Se deben proteger todos los enchufes con piezas de plástico que el niño no pueda quitar.
  • Compruebe si hay un fusible de seguridad o un automático en la casa y si no, instálelo.

El baño

A los niños les encanta jugar con el agua corriente, pero son suficientes 10 cm. de profundidad para que se pueda ahogar un niño pequeño.

Si la cara del niño pequeño se sumerge debajo del agua, al intentar gritar respirará automáticamente y llenará de agua sus pulmones. Los niños pierden el sentido de la orientación debajo del agua, por lo que no pueden reaccionar sacando la cabeza o poniéndose de pie como un adulto.

  • Coloque los tapones de la bañera y del lavabo fuera del alcance del niño, para que éste no pueda llenarlos.
  • La tapa del retrete se puede sujetar con un gancho para que el niño no pueda abrirla.
  • Se puede ajustar el termostato del calentador de agua caliente mientras su hijo es pequeño, de forma que si abre el grifo, no se queme con el agua demasiado caliente.
  • Todas las medicinas, pastillas, vitaminas y remedios a base de hierbas se deben guardar con llave en un botiquín u otro armario de forma que el niño no los pueda alcanzar y tragar; las pastillas de colores son muy atractivas para los niños. Recuerde que las intoxicaciones por medicamentos pueden ser muy graves.
Publicidad

Escaleras

Las escaleras son peligrosas para los niños hasta los 4 años aproximadamente.

Puede evitar caídas, colocando puertas en el inicio de las escaleras. Si existen huecos entre los escalones, se deben tapar para evitar que el niño se caiga o que se le quede atascada la cabeza. Piense que la cabeza del niño también puede quedar atrapada en las barandillas, si éstas tienen barrotes separados más de 7,5 cm.

Piscinas

Dejamos para el final quizá el lugar más peligroso de la casa: la piscina. Incontables desgracias han tenido lugar en un instante de descuido de los padres o cuidadores. Es absolutamente necesario imposibilitar el acceso de los niños a los bordes, bien por la instalación de una red protectora, bien rodeando la piscina por una valla adecuada. Pero esto no garantiza que en verano, en época de baño, el niño esté libre del peligro de un descuido. Las piscinas comunitarias exigen en España la presencia de un socorrista, pero no así las privadas.

La única tranquilidad total (fuera de redes o vallas) cuando el niño se cría cerca de una piscina es enseñarle a nadar lo antes posible. Hay especialistas que dan clases a niños aun antes de que empiecen a andar.

. .

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales