Recomendaciones para la prevención de la malaria (paludismo) en el norte de África y Oriente Próximo

El riesgo de contraer malaria en las zonas más visitadas del norte de África y Oriente Próximo es muy bajo. Para la mayoría de estas zonas, el mejor consejo es evitar las picaduras de mosquitos mediante cremas o lociones repelentes. Recuerde que existe una remota probabilidad de haber contraído malaria si padece un proceso febril dentro del año de su vuelta del viaje, especialmente en el primer trimestre. Esto es aplicable a todo el norte de África (excepto para la zona de El Faiyum, en Egipto al suroeste de El Cairo) y a las lejanas zonas turísticas localizadas en el extremo este de Turquía, Antalya.

Se recomienda la cloroquina como preventivo contra la malaria tipo vivax a lo largo de la costa este, desde Antalya a la frontera siria y en las zonas interiores del sureste de Turquía. Igualmente se recomienda la cloroquina en determinadas partes de Siria, de Iraq y de la antigua Unión Soviética.

La malaria tipo falciparum, a menudo resistente a la cloroquina, está presente en algunos Emiratos, partes de Arabia Saudí, Yemen, Irán, Afganistán y partes de Omán (excepto Muscat, donde no hay malaria). En estas zonas se recomienda una medicación a base de cloroquina.

RiesgoPaísMedicación recomendada
Existencia de riesgo
Resistencia a la cloroquina
Afganistán: por debajo de 2000 m entre mayo y noviembre
Arabia Saudí: riesgo en todas las áreas de las provincias occidentales. No hay riesgo en las zonas urbanas de Jeddah, Mecca, Medina y Taif
Emiratos Árabes Unidos: solo zonas rurales del norte
Irán: áreas rurales de las provincias de Sistan-Baluchestan, zona tropical de Kerman, Hormozgan, partes de Bushehr, Fars, Ilam, Kohgiluyeh-Boyar, Lorestan, Chahar, Mahal-Bakhtiari y el norte de Khuzestan
Omán: sólo en la provincia de Musadam
Yemen: riesgo en todas las áreas excepto por encima de 2000 m y Sana's.
Mefloquina, Doxiciclina o malarore®
Riesgo bajo Armenia (de junio a octubre). No hay riesgo en las zonas turísticas.
Azerbaiyán (zonas de Khachmas y la frontera sur, de junio a octubre)
Georgia: riesgo en la zona sureste del país, en los distritos de Lagodekhi, Sighnaghi, Dedophilistskaro, Saraejo, Gardabani, y Marneuli en las regiones de Kakheti y Kveno Kartli. No existe riesgo en Tbilisi
Tayikistán: región de la frontera sur, y regiones de Dushanbe, GornoBadakhshan y Leninabad.
Kyrgistán: riesgo en algunas partes del sur y este del país
Turkmenistán: riesgo en algunas poblaciones del distrito de Mary
Uzbequistan: casos aislados en Uzunskiy, Sariassiskiy, y distritos de Shurchinskiy (región de Surkhanda-rinskaya)
Turquía: riesgo en el sudeste del país y áreas de Cukurova/Amikova
Egipto: solo El Faiyum de junio a octubre
Iraq: todas las áreas del norte
Siria: sólo áreas rurales, excepto sin riesgo en los distritos de Deir-es-zor y Sweida.
Cloroquina
Riesgo muy bajo
Si padece fiebre, recuerde que existe la posibilidad de que haya contraído malaria

Abu Dhabi
Argelia
Bahrain
Egipto: zonas turísticas
Israel
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
Quatar
Túnez
Turquía: las principales zonas turísticas.
Evitar picaduras de mosquitos con repelentes que contengan DEET (dietilmetiltolua-mida)

Fuente: Centro para el Control y Prevención de la Enfermedad (CDC), Atlanta, EEUU, Abril 2003.

Consulte siempre con su médico para que éste le proporcione información más detallada sobre el riesgo de contraer la malaria en el país al que viaja. Su médico podrá informarle de las medicinas recomendadas.

Recuerde que debe informar a su médico sobre:

  • si está embarazada, planificando un futuro embarazo o si está amamantando a su bebé;
  • si padece algún tipo de enfermedad o padece alguna alergia, incluso alergias a medicamentos;
  • si toma de forma regular algún tipo de medicamento;
  • si va a viajar con un niño.

Esta información ayudará a su médico a recomendarle la medicación más apropiada. Recuerde que los medicamentos para la prevención de la malaria deben empezar a tomarse antes de salir de viaje al menos dos o tres semanas antes. Esto permitirá evaluar los posibles efectos secundarios que puedan aparecer y que pueden llegar a obligar a cambiar el medicamento, por lo que debe de disponer de tiempo suficiente para adquirir la medicación necesaria antes del mismo.

Es necesario que la mefloquina empiece a administrarse una semana y media antes del viaje. La cloroquina y el proguanil deberían empezar a suministrarse una semana antes. La doxiciclina, uno o dos días antes y el malarone®, dos o tres días antes.

Algunos de estos medicamentos están disponibles en las farmacias pero otros sólo son dispensables en delegaciones del Ministerio de Sanidad y en Consejerías de Salud.

Por todas estas razones, es necesario que visite a su médico entre tres y cuatro semanas antes de salir de viaje para averiguar qué medicinas son recomendadas, y en su caso, cuándo necesita empezar a tomarlas y en qué dosis.

Recuerde que cuando esté de viaje debe tomar sus medicinas regularmente y que, a excepción del malarone®, debe continuar tomándolas de cuatro a seis semanas después de haber abandonado la zona de riesgo. En el caso del malarone®, únicamente debe continuar con la medicación durante una semana después de haber abandonado el lugar.

Mientras se encuentre de viaje, y durante el año posterior a la fecha de regreso, en especial durante los primeros tres meses, si tuviera fiebre o un cuadro sintomático parecido a la gripe debe sospechar de la posibilidad de padecer malaria y, por lo tanto, buscar asistencia médica urgente incluso si está o ha estado tomando medicinas preventivas.

.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales