Píldora postcoital o del día siguiente

¿Qué es la píldora del día siguiente o postcoital?

Esta píldora es el anticonceptivo de emergencia más habitual, pero realmente, a diferencia de lo que cree mucha gente, no es una única dosis sino un tratamiento que dura tres días.

Las hormonas presentes en la píldora bloquean la liberación del óvulo e impiden la implantación del huevo fecundado en el útero.

El tratamiento postcoital del que hablaremos en este capítulo, llamándolo también píldora del día después, se trata de la administración de estrógenos y gestágenos en dosis altas, para evitar así un embarazo no deseado. Existen otros tratamientos que sólo poseen estrógenos o una hormona denominada levonorgestrel.

¿Cuándo debe ser administrada la píldora del día después?

La administración de la píldora del día después se debe realizar cuando se ha mantenido una relación sexual sin protección, cuando se ha roto el preservativo durante la relación sexual, o si se ha producido un olvido de una pastilla de un anticonceptivo oral. También se puede solicitar en los casos de violaciones consumadas. El plazo de la administración es de 72 horas después del coito, pero los mejores resultados se obtienen cuando el tratamiento se inicia en las primeras 48 horas.

¿Dónde conseguirla?

En farmacias. En España se ha aprobado recientemente la venta libre de este fármaco, obviando la necesidad de acudir cuanto antes al médico, al Centro de Salud o al ginecólogo.

    ¿Qué seguridad ofrece la píldora postcoital?

    El tratamiento con altas dosis de estrógenos o con levonorgestrel tiene una tasa de fracaso teórica de aproximadamente un 1%, mientras que el tratamiento con anticonceptivos combinados, de 2-3%. Es decir, el método anticonceptivo es efectivo en aproximadamente un 98% de los casos.

    ¿Cómo actúa la píldora postcoital?

    No se sabe con exactitud cuál es el mecanismo de acción, pero se cree que este tratamiento combina el retraso de la ovulación con un efecto local en el endometrio, que es la capa que recubre al útero por dentro, dificultando de este modo la anidación del ovocito fecundado.

    ¿Cuál es la pauta de tratamiento?

    El tratamiento se debe iniciar dentro de las 72 horas después de la relación sin protección, y consiste habitualmente en la administración de dos pastillas cada doce horas durante tres días consecutivos, es decir, un total de doce pastillas a lo largo de los tres días que dura el tratamiento.

    Publicidad

    De interés

    Le sugerimos la lectura de algunos artículos relacionados:

    ¿Puede usarse como método anticonceptivo habitual?

    No, debe emplearse única y exclusivamente como medida de emergencia, y bajo control médico.

    ¿Qué efectos secundarios produce la píldora postcoital?

    Los efectos típicos de la píldora postcoital son los vómitos y la sensación de mareo. Para evitar los vómitos, hay que administrar un tratamiento concomitante con antieméticos, esto es, un medicamento para cohibir los vómitos.

    Debe saber que si sufre vómitos abundantes en las dos horas después de haber ingerido la medicación, el efecto anticonceptivo puede disminuir. En este caso, acuda nuevamente al centro que le recetó la píldora del día después.

    El levonorgestrel produce menos vómitos, pero la mujer puede experimentar una sensibilidad anormal en las mamas, sensación de cansancio y dolor de cabeza.

    ¿Todas las mujeres pueden tomar la píldora postcoital?

    No, por eso debería prescribirla un médico, porque existen situaciones en que no debe ser administrada, como por ejemplo, cuando la paciente o sus familiares próximos tienen tendencia a padecer fenómenos trombóticos (formación de coágulos en las piernas o en otras localizaciones del organismo), o bien la paciente tiene un problema hepático grave.

    ¿Existen otros métodos de anticoncepción de urgencia?

    Sí, aunque es menos utilizado, existe la posibilidad de insertar un DIU de cobre en el interior del útero, en el plazo de los cinco días siguientes al coito sin protección. Este método posee una tasa de fracasos muy baja, alrededor del 0,1%, pero no es un método aconsejable para mujeres con múltiples compañeros sexuales, o que han sido víctimas de violación.

    Publicidad

    . .

    ¿Le ha parecido interesante?

    16 votos, media: 3.69 sobre 5

    Comparta en Redes Sociales