Pezones retraidos

¿Qué se entiende por pezón retraído?

A partir de la pubertad se puede observar que los pezones en lugar de su forma protuberante, se encuentran aplanados e incluso introducidos dentro de la piel.

La alteración de la silueta normal del pecho puede ocasionar problemas psicológicos a la paciente.

El origen habitualmente es congénito, es decir, de nacimiento y suele haber parientes que padecen el mismo problema . Sin embargo no se suele apreciar, salvo en casos extremos, hasta la pubertad, debido al desarrollo que en esta época experimenta el pezón con su areola y la mama en general.

El fenómeno de retracción se debe a que las fibras conjuntivas (una especie de red que sirve de andamiaje a los tejidos) que rodean los conductos galactóforos (que drenan la leche producida en las glándulas de la mama al exterior) se engruesa y acorta, y "tira" del pezón hacia la profundidad de la mama.

¿Qué problemas ocasiona?

  • El pezón pierde su sensibilidad lo que disminuye la satisfacción en las relaciones sexuales.
  • La alteración de la silueta normal del pecho puede ocasionar problemas psicológicos a la paciente.
  • La mujer no podrá amamantar ya que el pezón no es protuberante y el recién nacido no lo puede introducir en la boca para succionar.

¿Qué otros problemas pueden producir una retracción del pezón?

El retraimiento puede ocasionar varios tipos de trastornos, a saber, tumorales, infecciones previas y golpes o heridas que producen como consecuencia una cicatrización excesiva.

¿En qué consiste la corrección de la deformidad?

Como práctica habitual se solicita un estudio preoperatorio que comprende análisis de sangre, electrocardiograma y radiografía del tórax.

Se solicita también un estudio específico de la mama mediante ecografía y mamografía.

El cirujano practica una pequeña incisión de varios milímetros por la que secciona las cuerdas fibrosas, devolviendo al pezón su aspecto normal.

Se practica con anestesia local, dándose el alta hospitalaria el mismo día y pudiendo entonces retornar a todas las actividades cotidianas, incluido el aseo local.

Durante dos a tres semanas se deja un hilo de sutura que impedirá que el pezón vuelva a retraerse. Se retira en ese tiempo al considerarse que la cicatriz de los tejidos profundos es suficientemente sólida como para mantener el pezón por sí misma.

¿Qué resultados se consiguen con la cirugía?

  • El pezón vuelve a adquirir sensibilidad
  • La paciente recobra su autoestima ya que la forma del seno se recupera y no suele quedar cicatriz visible tras la operación en la piel.
  • La mujer podrá amamantar de forma natural a sus hijos.

Las complicaciones son excepcionales, e incluyen infección local o alteraciones en la cicatriz de piel.

.

¿Le ha parecido interesante?

23 votos, media: 4.35 sobre 5

Comparta en Redes Sociales