Enfrentándose al duelo

Todo el mundo experimentará tristeza o duelo en algún momento de su vida. Si alguien a quien queremos muere, si un matrimonio o una relación finaliza, si perdemos nuestro trabajo o somos víctimas de un crimen, la tristeza y el duelo son reacciones humanas normales.

Hay personas capaces de soportar bien la pena, pero otras se aíslan en sí mismas y se deprimen.

El duelo es un proceso que siempre ocurre después de una pérdida. Este proceso tiene unos estadios que se solapan.

Hay un periodo inicial de aturdimiento que dura desde horas a un par de semanas, o dificultad para aceptar lo que ha ocurrido. Esto da paso a una mezcla de sentimientos de tristeza, rabia, perplejidad, desesperanza y añoranza. Si una persona cercana se va, sea por muerte o separación, se puede encontrar uno a sí mismo preguntándose cómo recuperarlos, buscándolos o teniendo recordatorios de ellos. Se puede también oír su voz o pensar que se les puede haber visto en lugares conocidos.

Entonces esta situación cambia gradualmente durante un periodo extenso de tiempo hacia una aceptación de la pérdida y hacia formas de incorporar el hecho de la pérdida en la vida propia. Esto puede durar bastante tiempo.

¿Por qué reaccionamos de la forma en que lo hacemos?

El cómo un individuo reacciona a cualquier acontecimiento triste en su vida dependerá de un número de factores. Por ejemplo, su educación, su relación con la persona que ha perdido y otras cosas que ocurren en su vida influenciarán la forma de enfrentarse a la situación.

El duelo es causado por grandes cambios o grandes pérdidas. Las cosas nunca volverán a ser lo mismo. Alguna gente es capaz de soportar la pena bien pero otros se aíslan en sí mismos y se deprimen, están asustados o incluso piensan en el suicidio. Estar triste es natural, tan natural como estar feliz. En tiempos difíciles, realmente es más sano permitirse estar triste que pretender que no ha pasado nada. Mucha gente es educada pensando que si tiran de sí mismos y tiran adelante con su vida, las cosas se solucionaran por si mismas y se olvidarán de lo que ha ocurrido. Esta actitud puede hacer más difícil el expresar sus sentimientos, llorar o pedir ayuda.

Saber más

Le sugerimos la visita a nuestra sección 'Depresión y salud mental' donde encontrará numerosos artículos relacionados.

    Es importante acudir a los amigos en busca de ayuda. En tiempos de crisis lo que se necesita es cariño y un hombro donde llorar. Llorar es importante porque ayuda al cuerpo a relajarse y a la mente a liberar ansiedad. Esto da a la persona un espacio para pensar acerca de todos los sentimientos que confunden y amenazan durante el duelo: desesperanza, culpa, rabia, venganza, liberación, vergüenza...

    Las personas afectadas por el duelo necesitan ayuda para confrontar sus miedos hacia lo nuevo y lo desconocido. Es muy importante que la persona afectada sea capaz de compartir su duelo con un amigo íntimo, un miembro de la familia o un terapeuta entrenado. Sin ayuda, una persona puede sentir un aumento de la intranquilidad, inquietud y ansiedad. Si ocurre otra crisis en su vida, pueden reaccionar violentamente sin entender el porqué. El duelo puede traer como consecuencia una baja laboral prolongada debido a enfermedad e incluso puede ser imposible volver al trabajo.

    Pero con el soporte de la propia familia y los amigos íntimos, es posible superar esta crisis. Una persona que ha sufrido una gran pérdida necesita a alguien que pueda escuchar y hacer preguntas y no sólo alguien reconfortante. El proceso de duelo puede durar un periodo largo y a menudo es necesario tomarse un descanso, un periodo de tiempo libre de trabajo. Es difícil ir a trabajar cada día y al mismo tiempo solucionar una crisis o un duelo. Si una persona encuentra difícil el solicitar ayuda a amigos o familia, debería consultar a su médico para que éste le ponga en contacto con un terapeuta.

    ¿Síntomas de depresión?

    Véalo haciendo nuestro test de 'Depresión de Goldberg'

      ¿Qué más se puede hacer para ayudar?

      El intentar solucionar una crisis de este tipo precisa tanta energía que dormir bien es esencial. Si la persona presenta dificultades para dormir su médico puede recetarle medicinas de tipo hipnótico (somníferos) durante una temporada.

      Más tarde, puede ayudar el plantearse nuevos objetivos para uno mismo: hacer nuevos amigos, realizar nuevos hobbies y encontrar algo que dé un nuevo sentido a la vida.

      Si se siente muy bloqueado o piensa que una ayuda profesional podría ayudarle, entonces solicite la ayuda de un psicoterapeuta, ya sea a través de su médico de familia o por medio de servicios privados. Es imposible predecir cuánto durará un proceso de duelo. Es importante darse a uno mismo el tiempo necesario antes de abandonar los sufrimientos del pasado y comenzar una nueva vida. A algunas personas les cuesta años el conseguir esto. Con el soporte de la propia familia, amigos o terapeutas especializados es posible tirar hacia adelante.

      . . .

      ¿Le ha parecido interesante?

      4 votos, media: 3.75 sobre 5

      Comparta en Redes Sociales