No se acueste enfadado: dormirá mejor

Irse a la cama de mal humor puede generar un círculo vicioso.

Las parejas que llevan tiempo felizmente casadas a menudo dicen lo mismo cuando hablan de la duración de la relación: No se acueste enfadado. No ya sólo porque afectará a su vida en pareja: una nueva investigación afirma que irse a la cama de mal humor perjudica también al sueño.

Mujer escondiendo la cara bajo las sábanas

Ya sabemos que dormir mal afecta negativamente la salud, de muchas formas: desde el deseable bienestar mental hasta un mayor riesgo de todo tipo de problemas físicos. Este nuevo descubrimiento advierte a quienes tienen problemas de sueño de un nuevo factor: No hay que acostarse enfadado.

Los psicólogos, de la Iowa State University, monitorizaron los hábitos de sueño de 436 voluntarios que previamente habían rellenado un cuestionario en que detallaban su humor. En términos generales, se encontró que cuanto más enfadados estaban, peor dormían. La hipótesis formada es que cuando alguien se acuesta enfadado es más proclive a quedarse despierto, dando vueltas en la cabeza al motivo del enfado.

“En general, los voluntarios que controlaban peor la ira durmieron peor, midiendo la calidad del sueño tanto objetiva como subjetivamente. Los hallazgos relacionan la calidad del sueño con el control del enfado –de la ira–, lo que sugiere que ese mal control tiene un papel importante, sumándose a la creciente evidencia de que la ira y el sueño dependen el uno del otro", dictamina el informe.

Los resultados, publicados en la revista Journal of Research in Personality, fueron consistentes después de los ajustes realizados por diferencias de sexo, edad, status socioeconómico y raza.

Artículo Relacionado
10 signos de que puede ser algo más que estrés

Cómo saber si los problemas van más allá del día a día

Si sumamos esto a los resultados de varios estudios anteriores que evidencian que la falta de sueño empeora la irritabilidad y la propensión a la ira, el resultado es un círculo vicioso: el enfado causa un mal sueño, lo que a su vez trae consigo la propensión al enfado.

Si esto le suena familiar, valdrá sin duda la pena sentarse con el objeto de su enfado para tratar de resolver las cosas.

Tenga en cuenta también estas sencillas recomendaciones para mejorar el sueño:

  • Acuéstese un poco antes, especialmente si está cansado.
  • No confíe demasiado en los medicamentos que se obtienen sin receta.
  • Controle la temperatura de su habitación, que idealmente debe situarse entre 18 y 21ºC.
  • Evite las “pantallas” antes de acostarse: PC, tablets y demás.
  • No beba alcohol antes de irse a la cama, ni tome café más tarde de la 16:00 horas
  • No haga ejercicio a última hora de la tarde.
  • Asegúrese de que su habitación está oscura por completo.
  • Lleve un diario del sueño.
Artículo Relacionado

¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales