Neumonía por micoplasma

¿Qué es la neumonía por micoplasma?

El microorganismo Mycoplasma pneumoniae produce neumonía, aunque la infección por el microorganismo no necesariamente conlleva la aparición de la enfermedad.

La bacteria aparece con mayor frecuencia entre miembros de una misma familia, en escuelas y otras instituciones

¿Qué origina la infección con Mycoplasma pneumoniae?

Cualquier persona que entre en contacto con secreciones de las vías respiratorias (por ejemplo, las flemas o las gotitas expulsadas con la tos) de otro individuo infectado, tiene riesgo de contraer el micoplasma. Sin embargo, es necesario un contacto íntimo para que se produzca la transmisión, por lo que la bacteria aparece con mayor frecuencia entre miembros de una misma familia, en escuelas y otras instituciones. No tiene sentido aislar a un paciente infectado ya que algunas personas son portadoras de la enfermedad sin padecerla.

Las infecciones por micoplasma son más frecuentes en el grupo de edad entre 5 y 20 años, si bien la enfermedad es más grave en adultos de mediana edad y en ancianos. Cada 3 ó 5 años se produce una epidemia.

¿Cómo se manifiesta la infección por Mycoplasma pneumoniae?

A las dos o tres semanas de producirse la infección aparecen los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Irritación de garganta
  • Tos seca, que puede durar varias semanas
  • Leve aumento de la temperatura, aunque debe señalarse que a veces la infección por micoplasma produce fiebre elevada.

En un 10% de los casos se desarrolla neumonía.

¿Qué debe hacer el paciente?

El paciente debe consultar a su médico si aparece cualquiera de los síntomas referidos, sobre todo si la fiebre dura más de un par de días. Los analgésicos pueden atenuar los síntomas de la fiebre. Todo paciente que refiera fatiga debe ser tratado en urgencias.

¿Cómo hace el médico el diagnóstico?

El médico auscultará sus pulmones con el fonendoscopio (las infecciones producen sonidos anormales). Sin embargo, esta exploración puede ser perfectamente normal a pesar de que exista neumonía.

Una radiografía de tórax suele confirmar el diagnóstico de neumonía por micoplasma. El médico también puede pedir un análisis de sangre para buscar anticuerpos contra el micoplasma. También es posible analizar el esputo para ver si hay restos del ADN del micoplasma, pero esto no suele ser necesario.

¿Cuál es el pronóstico?

La infección suele curarse en una semana a menos que produzca neumonía, en cuyo caso continuará durante varias semanas. Si el paciente no tiene otras enfermedades, la infección es menos peligrosa que otras neumonías, y es raro que produzca mayores complicaciones.

Publicidad

¿Cómo se trata la infección por micoplasma?

Sólo si la infección causa neumonía, se administrarán antibióticos. En el resto de los casos, desaparece por sí sola en el plazo de una semana.

. . .

¿Le ha parecido interesante?

38 votos, media: 4.16 sobre 5

Comparta en Redes Sociales