Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Molluscum contagiosum

¿Qué es el Molluscum contagiosum?

El Molluscum contagiosum es una enfermedad que padecen únicamente los seres humanos, de características benignas y producida por un virus. No tiene nada que ver, a pesar de su nombre, con los moluscos y su calificativo latino contagiosum hace referencia a su carácter infectocontagioso.

¿Es una enfermedad frecuente?

Es una enfermedad de distribución mundial, bastante frecuente y que en ocasiones aparece en brotes epidémicos en colegios o guarderías. Desde la aparición del sida se están viendo casos más graves en nuestras consultas.

¿Cómo se transmite la enfermedad?

Se produce por contacto directo con personas infectadas o con objetos contaminados y suele afectar a la población en edad escolar, produciéndose en determinadas situaciones verdaderas epidemias.

En los adultos se ha detectado la transmisión por vía sexual. En estas situaciones, las localizaciones de las lesiones cutáneas afecta a los genitales.

Artículos relacionados

Vea nuestra sección 'Enfermedades infecciosas' donde puede encontrar artículos de interés:

¿Qué tipo de lesiones pueden aparecer en la piel?

La lesión dermatológica del Molluscum contagiosum es la pápula, es decir, una lesión sobreelevada que se distingue al tacto.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

La enfermedad se caracteriza por presentar un periodo de incubación largo, de aproximadamente seis semanas, durante los cuales el paciente desconoce que ha sido infectado por el virus del Molluscum contagiosum.

A partir de ese momento, en las zonas de inoculación, es decir, en aquellas zonas en las que el germen entró en contacto con la piel, aparecen lesiones cutáneas del tipo de las pápulas, habitualmente translúcidas, en las que existe un centro deprimido con un orificio central, por el cual, en ocasiones puede aparecer un material escamoso.

El paciente suele consultar a su médico de cabecera porque, de forma repentina, ha observado unas lesiones cutáneas al ducharse o al asearse en determinadas zonas del cuerpo. Estas lesiones ni son antiestéticas, por lo general, ni pican ni duelen ni suelen eliminar sustancias líquidas al exterior.

La infección tampoco se suele acompañar de sintomatología general, como pueda ser la fiebre o manifestaciones respiratorias o de otro aparato u órgano de nuestro organismo; así pues la sintomatología se limita a la aparición de unas lesiones cutáneas que anteriormente no existían.

¿Cuál es el pronóstico de la enfermedad?

La enfermedad, en general tiene un pronóstico muy bueno, con curación espontánea de las lesiones, es decir, es una enfermedad autolimitada. En general las pápulas suelen desaparecer en un período de seis meses, si bien existen casos en los que su evolución se prolonga hasta varios años.

En casos excepcionales la enfermedad puede no curarse espontáneamente y manifestarse con gran intensidad, apareciendo lesiones extensas y de gran tamaño sobre amplias zonas de la piel.

¿Durante qué momento la enfermedad es contagiosa?

Las lesiones cutáneas son fuente de contagio durante su período de evolución, por lo que el contacto con otras zonas o con otras personas puede producir la extensión o transmisión de la enfermedad.

¿Existe algún grupo en el que aparezca con mayor frecuencia esta enfermedad?

En estos últimos años se han visto lesiones producidas por la infección del molluscum contagiosum de mayor tamaño y más numerosas en pacientes con infección por el virus de la inmunodeficiencia adquirida (VIH). En estos pacientes suele aparecer con una mayor intensidad y manifestarse en etapas avanzadas de la infección por el VIH, cuando el sistema inmune se encuentra más afectado.

¿Cómo se realiza el diagnóstico definitivo de la enfermedad?

Hasta la fecha no se ha podido cultivar el virus en el laboratorio, por lo que, en casos dudosos, el diagnóstico definitivo se establece mediante la biopsia y el examen de la muestra por microscopio electrónico. A pesar de que éste es el diagnóstico de confirmación, generalmente el diagnóstico se suele realizar en la consulta de atención primaria por el simple examen visual de la lesión cutánea.

¿Cuál es el tratamiento más efectivo para su curación?

La evolución habitual es hacia la curación espontánea, puesto que se trata de una enfermedad autolimitada; solamente en los casos en que persista más de 4-6 meses es preciso plantearse una opción terapéutica.

Desgraciadamente no disponemos de ningún fármaco eficaz para erradicar la infección; hay que recordar que se trata de una enfermedad producida por un virus, por lo que el tratamiento antibiótico no es eficaz.

El tratamiento se basa en la crioterapia (con nitrógeno líquido), método terapéutico que consiste en la aplicación del frío a las lesiones dermatológicas. Asimismo también es eficaz la intervención quirúrgica sobre las pápulas producidas por el patógeno.

¿Existe algún tipo de medida preventiva que se pueda realizar?

Los mejores consejos que se pueden dar a los pacientes afectados por esta enfermedad es que sean pacientes. La enfermedad desaparecerá tal y como ha venido, por lo que en principio no hay que prestarle mayor importancia; se recomienda el lavado minucioso de las manos tras tocar las lesiones producidas por el molluscum contagiosum, para evitar la diseminación a otras zonas o contagiar a otras personas. Es aconsejable utilizar diferentes toallas para secarse la zona infectada y no rascar o erosionar la misma, para evitar su propagación.

Dr.  Hanne Korsholm  (médico general) , Dr.  James Ferguson  (especialista en Dermatología) .

Última versión: 2011-06-13