Qué debe decirle al médico en las revisiones de asma

El tratamiento del asma

El principal objetivo del tratamiento del asma bronquial es controlar los síntomas de la enfermedad tanto como sea posible, utilizando el mínimo de medicación. Conseguir este equilibrio puede llevar algún tiempo, especialmente si su enfermedad es de diagnóstico reciente, porque su médico tiene que ir modificando las dosis y los intervalos de la medicación hasta que consiga el tratamiento que mejor se ajuste a sus necesidades. Esta es una de las razones por las que la relación médico-paciente debe ser buena desde el principio, pues facilita mucho el que disfrute de un buen cuidado de su salud.

La relación médico-paciente debe ser buena desde el principio, pues facilita mucho el que disfrute de un buen cuidado de su salud.

Lo que debe hacer cuando visita a su médico por primera vez

Cuando visita a su médico por primera vez debido a este problema, lleve consigo su historial médico y una lista de las medicinas que esté tomando en ese momento. El médico está interesado, tanto en las medicinas que le han recetado otros colegas, como en las que se pueden comprar directamente en la farmacia sin receta médica.

De promedio, quizá disponga de 5 a 10 minutos con su médico en la consulta, por lo que es importante que se prepare para la consulta con anticipación. Asegúrese de qué es lo que quiere preguntar exactamente y anote en un papel las preguntas con antelación. Es posible que algún médico disponga de más tiempo para los pacientes nuevos, pero esto es muy variable. En muy pocos casos, habrá una enfermera especializada, que pueda ir avanzando en la recogida de datos, de manera que pueda concentrarse con el médico en los detalles de su enfermedad.

Debe decirle a su médico lo siguiente:

  • Los principales síntomas que nota (por ejemplo: tos, sibilancias, opresión torácica) y cualquier cosa que haya notado que haga que los síntomas empeoren. Es importante saber si su dificultad para respirar es continua a lo largo del día, o si oscila, con mejorías y empeoramientos. En caso de que oscilen, trate de ver si están relacionados con alguna de las actividades que realiza, la hora del día, el tiempo o el ambiente en el que se mueve.
  • Dígale si sus síntomas interfieren en los quehaceres diarios o en su sueño habitual.
  • Cuéntele si padece algún tipo de alergia, y la forma en que le afecta.
  • Cuéntele si ha tenido que ir a urgencias alguna vez por un ataque de asma, cuándo ocurrió y si fue ingresado en el hospital.
  • Si utiliza un medidor de flujo máximo para monitorizar sus síntomas de asma, sería muy útil para el médico poder ver los registros (de la mañana y de la tarde) de la ultima semana antes de la consulta.
  • Es importante que le comunique al médico cualquier preocupación que pueda tener en relación con el asma, porque de lo contrario, el médico tendrá que adivinar qué es lo que le preocupa y cómo se siente. Es posible que alguna de las cosas que le hayan explicado estén aún confusas, de forma que el médico puede intentar aclarar estos aspectos. Si las explicaciones no son del todo claras, o hay algo que no acaba de entender bien, no tenga miedo de insistir. También puede preguntarle si le puede proporcionar algún folleto con información acerca de la enfermedad.

Qué hacer en las revisiones

Es importante hacer revisiones periódicas con el médico o enfermera para vigilar la evolución de los síntomas y la medicación que está tomando. La mayoría de los médicos querrán verle al menos una vez al año, pero puede que necesite más visitas si el tratamiento necesita ajustes.

Cuando vaya a revisión, es una buena idea preparar con antelación, de forma escrita, cualquier pregunta o preocupación que pueda tener sobre su enfermedad, de modo que no se le olvide preguntar nada. Esto es particularmente importante si tiene alguna duda acerca de los medicamentos.

¿Cuándo es importante adelantar las revisiones?

  • Es importante que vea al médico tan pronto como sea posible si ha tenido un ataque de asma que ha necesitado tratamiento de urgencia. El médico puede, con su ayuda, intentar identificar la causa de este ataque y poner los medios para evitar que se repita.
  • Es una buena idea pasar una revisión antes de las vacaciones. Así, se puede asegurar que el asma está bajo control, y sabrá qué hacer en el caso de que empiece a empeorar cuando esté fuera, de vacaciones. Un plan de auto-tratamiento le ayudará a reconocer los signos de empeoramiento y le indicará los pasos a seguir. Si no tiene un plan de auto-tratamiento, pídale al médico que elabore uno personalizado. También es una buena idea hacer provisiones extra de los medicamentos (más aún, si planea un viaje a un país extranjero, donde puede ser difícil conseguirlos).

Información que debe asegurarse de dar en cada revisión

  • Si está llevando un diario sobre el asma, lleve una copia del mismo, pues así proporciona al médico una idea clara acerca de cómo ha estado desde la ultima revisión, y le será más fácil tomar una decisión acerca de si necesita modificar la medicación.
  • Si los síntomas han mejorado o empeorado desde la ultima revisión. Una vez más, proporcione detalles de cualquier síntoma nocturno, cualquier limitación en sus actividades diarias, por ejemplo, si ha perdido clases o días de trabajo.
  • Cualquier dificultad que haya tenido con el manejo de la medicación, de los inhaladores o del medidor de flujo máximo. Puede ser que no los esté utilizando de forma correcta o quizá necesite otro tipo de inhalador. Su médico podrá decidir cuál es la mejor solución.
Publicidad

.

¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 3 sobre 5

Comparta en Redes Sociales