Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Lesiones de rodilla: ligamentos colaterales

¿Qué es una lesión de ligamentos colaterales?

Se llama ligamento colateral a cada una de las dos cuerdas que unen el hueso del fémur con los huesos de la pierna (tibia y peroné): el ligamento medial, o interno, se inserta en la tibia, y tiene forma de banda; y el ligamento externo lo hace en el peroné, de forma parecida a un cordón. La función de estas cuerdas es dar estabilidad a la rodilla, evitando que la pierna se mueva hacia los lados cuando la sometemos a un esfuerzo.

Imagen de la parte trasera de una rodilla

Las lesiones de los ligamentos se llaman esguinces y suponen un desgarro de éstos. Pueden ser de alguna de sus fibras o de todas.

©NetDoctor/Geir

Las lesiones de los ligamentos se llaman esguinces, y constituyen un desgarro de éstos. Pueden ser de alguna de sus fibras (rotura parcial) o de todas (rotura completa). Es importante comprender que cada ligamento es la suma de otros más pequeños, con direcciones y capas diferentes. Por ello, en las roturas parciales se suele conservar bastante estabilidad.

¿Por qué se produce la lesión de ligamentos colaterales?

El ligamento medial es el que resulta afectado con más frecuencia. Esto se debe a su estiramiento excesivo:

  • Por un giro del cuerpo con el pie fijo en el suelo (típico de futbolistas y esquiadores).
  • Por golpes en la parte de fuera de la rodilla, que la hacen actuar de bisagra estirando la parte de dentro, que contiene el ligamento medial (típico del futbolista que recibe una patada por una entrada "desde fuera").

El ligamento lateral es más raro que se lesione, y se debe a los mecanismos descritos, pero actuando al revés.

¿Qué síntomas se producen?

  • Dolor en la zona al apoyar el pie en el suelo o simplemente, al mover la rodilla.
  • Inflamación en la zona, proporcional al daño sufrido por el ligamento.
  • El desgarro sangra, siendo frecuente ver un hematoma en los días siguientes a la lesión. Aunque el hematoma sea extenso no debe de preocupar al paciente, salvo que tenga trastornos de la coagulación de la sangre.
  • Si la rotura es parcial no suele provocar la sensación de inestabilidad, es decir, de que la rodilla se mueve de forma anormal al andar. En las roturas completas lo habitual es notar esa sensación.

¿Qué hace el médico cuando sospecha un esguince de colaterales?

  • Debe realizar una exploración completa de ambas rodillas, para comparar los hallazgos y descartar otras lesiones asociadas.
  • El médico comprobará la amplitud de la inflamación y el tiempo que ha tardado en producirse, para orientarse sobre la gravedad de la rotura.
  • Debe presionar el ligamento afectado, lo que provocará dolor en el punto concreto de rotura.
  • Forzará la rodilla hacia el lado contrario para tensarlo: si la rotura es completa no se tensa, permitiendo a la articulación abrirse por ese lado. Si la rotura es parcial, la tensión depende de la cantidad de fibras afectadas pudiendo, o no, abrirse la articulación. La apertura articular se llama inestabilidad clínica, porque no es una sensación del paciente, sino un hecho objetivo.

Consultas al médico

Vea en 'Pregunte al médico' algunas consultas de nuestros usuarios. Le sugerimos:

¿Qué otras lesiones se deben descartar?

  • El dolor en la zona de un ligamento colateral también puede aparecer en roturas del menisco o del cartílago vecinos.
  • La sensación de inestabilidad también puede aparecer en lesiones de ligamentos cruzados, o del cartílago rotuliano.
  • Si la articulación se abre cuando el médico mantiene flexionada ligeramente la rodilla, y además cuando la mantiene estirada, lo más probable es que los ligamentos cruzados estén también rotos.
  • El paciente debe saber que varias o todas estas lesiones se pueden producir simultáneamente.
  • Recién producida la lesión, la rodilla puede doler demasiado para permitir la exploración. En este caso, se puede anestesiar localmente y proseguir la exploración, o bien inmovilizar la rodilla con una o dos bandas de yeso (férulas), durante unos 10 días aproximadamente, para que disminuya el dolor.

Otros artículos

Vea nuestras secciones:'Aparato locomotor' y 'Deporte y ejercicio'

    ¿Qué pruebas se suelen solicitar?

    Las radiografías de rodilla

    Las radiografías son útiles para descartar fracturas asociadas. Es relativamente frecuente que una lesión de ligamento colateral medial vaya acompañada de una fractura en el lado contrario de la rodilla, sobre todo en accidentes de tráfico.

    La resonancia magnética nuclear

    La resonancia magnética nuclear detecta habitualmente las roturas de los ligamentos colaterales y su gravedad, además de lesiones de las demás estructuras de la rodilla.

    ¿Cómo se llega al diagnóstico?

    Habitualmente, con la exploración que realiza el médico se detecta la localización del esguince y si se produce inestabilidad. En los casos de duda, o cuando se sospecha que hay más estructuras dañadas en la rodilla, el médico solicitará una resonancia magnética.

    ¿Cómo se tratan?

    El tratamiento inicial se basa en cuatro medidas:

    • Frío local, efectivo durante las primeras 72 horas. Se utiliza la típica bolsa con cubitos de hielo o el "cold pack" (bolsa estanca con un gel en su interior que se enfría en la nevera). Nunca en contacto directo con la piel, para evitar quemaduras por congelación. Lo habitual es mantenerlo unos 20 minutos cada hora, con cuidado de no sobrepasar las tres horas totales al día.
    • Reposo mínimo de 24 a 48 horas, para evitar aumentar la lesión.
    • Vendaje compresivo elástico, no rígido para no cortar la circulación de la sangre.
    • Elevación de la extremidad durante varios días. Si el paciente está tumbado, se coloca una almohada bajo la pierna, de forma que el pie esté más alto que el corazón. Si el paciente se sienta, apoyará la pierna sobre una silla.

    El tratamiento definitivo

    Es radicalmente diferente para el esguince de los ligamentos medial y externo.

    El medial: puede romperse completamente, pero su forma de banda le permite cicatrizar con efectividad. El mejor tratamiento para su lesión es por tanto no quirúrgico:

    • En casos de ausencia o mínima inestabilidad, basta con un vendaje elástico o una rodillera con refuerzos laterales. Se puede apoyar en uno o dos días.
    • Si la inestabilidad es moderada, se puede colocar una rodillera articulada (que permite flexionar y extender la rodilla sin forzar sus ligamentos) durante unas 3 semanas, prohibiendo el apoyo en la primera semana.
    • Si la inestabilidad es importante, se coloca una rodillera articulada durante unas 4 semanas, pero las tres primeras semanas no se debe apoyar esa extremidad.
    • Una alternativa a la rodillera articulada es el yeso, pero no nos permite mover la rodilla, lo que produce más rigidez durante un tiempo.

    El externo:

    Depende de su grado de rotura.

    • Si la cicatrización es completa, es habitualmente poco efectiva, dada su forma de cordón, por lo que se debe operar, y mantener inmovilizado durante un periodo de varias semanas.
    • Si es parcial, se puede esperar una buena cicatrización y no necesita cirugía, empleándose un vendaje elástico o una inmovilización con yeso, durante cinco o seis semanas en los casos más serios.
    • Si no se ha detectado en su momento y ha pasado tiempo (lesión crónica), el tratamiento será quirúrgico: se construye uno nuevo a partir de tendones.
    • Durante la inmovilización, el paciente realizará ejercicios de tonificación de los músculos de la pierna, para evitar que se atrofien.
    • Tras la inmovilización, el médico indicará un programa de fisioterapia para ganar movilidad y fuerza en la rodilla, permitiéndose los ejercicios vigorosos cuando desaparezca la inestabilidad.

    ¿Cómo vivir con un esguince de ligamentos colaterales?

    Los esguinces -aun en los casos más graves- de ligamento medial, incluso tras el tratamiento, pueden dejar algo de inestabilidad y molestias como pinchazos en la rodilla, pero no limitarán la actividad física del paciente, ni evolucionarán hacia la artrosis.

    En cambio, en el caso de una rotura completa de ligamento lateral no operada lo más probable es que se produzca una inestabilidad importante aunque poco dolorosa, pero evolucionando casi siempre hacia la artrosis.

    Dr.  Hans Gad Johansen  (especialista en Cirugía Ortopédica) , Dr.  Ejnar Kuur  (especialista en Cirugía Ortopédica) , Dr.  Dai Rees  (especialista en Cirugía Ortopédica) .

    Última versión: 2014-09-07