Afrontar una aventura amorosa

Las aventuras amorosas pueden ser estimulantes, excitantes, apasionadas y románticas, pero también pueden ser perjudiciales y dolorosas.

Las aventuras inevitablemente hieren a alguien y, con frecuencia, a todas las partes implicadas.

Pero ¿qué es una aventura? Bueno, lo que no es es una metedura de pata por una borrachera en una fiesta de navidad de la empresa. Tampoco es un ligue de una noche, ni es un romance entre dos personas que están libres de otros compromisos. Por tanto, al decir aventura nos referimos a una relación sexual que dura más de una noche y en la que al menos uno de los amantes se siente comprometido con otra persona.

Desgraciadamente, las aventuras inevitablemente hieren a alguien y, con frecuencia, hieren a todas las partes implicadas, incluidos los niños si hay alguno. Por supuesto, algunas aventuras tienen un final feliz para la pareja: hay que reconocerlo, muchos segundos matrimonios buenos comenzaron con romances ilícitos, pero la gran la mayoría de las relaciones extramatrimoniales no terminan en un nuevo matrimonio o relación. De hecho, se calcula que hasta el 80 por ciento termina infelizmente y causa sufrimiento a su alrededor. De modo que iniciar una aventura no es una decisión brillante, pero aún así la gente lo hace continuamente.

Tiene una aventura

Una aventura es revivir el romance y la excitación... pero casi siempre es también destructiva, cruel y dolorosa

    Es bastante corriente para la gente que tiene una aventura preguntar a personas que realizan terapia familiar o de pareja, si las aventuras pueden "ayudar a su matrimonio". También preguntan si las aventuras pueden ser "inofensivas" o "simplemente un poco de diversión". Asimismo, la gente pide consejo sobre si deben dejar un matrimonio sin esperanza y empezar de nuevo con alguien a quien aman. Además, las esposas preocupadas preguntan muchas veces cómo saber si la pareja está siendo infiel.

    Con frecuencia, especialmente en navidad, una persona soltera que está implicada en un romance con una casada, se pregunta si es factible que su amante se marche alguna vez de casa para irse con él. A menudo, en dichas situaciones las personas solteras se sienten bastante deprimidas porque ha pasado otro año en el que han tenido que vivir una mentira y en el que han pasado otro cumpleaños, navidad o fin de año, solos.

    Así que, analicemos estas preguntas una a una.

    Artículos relacionados

    Vea nuestra sección 'Relaciones de pareja' y encontrará artículos de interés:

    ¿Pueden las aventuras ayudar a un matrimonio?

    En la mayoría de los casos, no. La gente hace esta pregunta para justificar lo que les ocurre. Pero una aventura sólo ayuda realmente a una pareja o matrimonio en dos situaciones:

    • En el caso, muy infrecuente, en que uno de los miembros del matrimonio odie el sexo, y por tanto, se alegre de que su pareja obtenga la satisfacción sexual en otra parte. De este modo, se hace la vista gorda, siempre que la aventura no sea demasiado afectiva, y el matrimonio, tal y como está, se mantenga.
    • Cuando una persona casada tiene una aventura con alguien, pero se da cuenta mediante esa experiencia, de que sigue enamorado de su cónyuge, y de que está mejor en casa. En este caso, el matrimonio se puede fortalecer, pero únicamente si la parte inocente no se entera de que ha habido una aventura. Si la persona que busca algo fuera necesita confesar, debe confiárselo a un médico o un asesor, incluso a un cura. Descargar la culpa en el cónyuge no ayudará a nadie y puede precipitar el final del matrimonio.

    ¿Pueden las aventuras ser inofensivas o un rato de diversión?

    Los primeros días de una aventura generalmente son de gran excitación ilícita y sexo. Y es bastante corriente que los participantes crean que pueden controlar lo que ocurre si sólo tienen un poco de diversión inofensiva. Lamentablemente, en general, uno de los amantes empieza a querer algo más, las mentes se implican al igual que los genitales. El amor surge del sexo, y la gente empieza a querer pasar más tiempo junta, disfrutar más, tener más compañía y, a menudo, un futuro compartido. Las relaciones no se mantienen estáticas, las personas que tienen aventuras lo aprenden a diario de la manera más difícil. En consecuencia, la vida se hace más y más complicada y dolorosa.

    ¿Es compatible con su pareja?

    Haga nuestro test y averígüelo.

      ¿Dejará mi amante su casa por mí?

      La respuesta más directa es que no es probable. Es cierto que algunos expertos creen que si un amante casado fracasa a la hora de hacer planes para abandonar el hogar en los primeros tres meses de la aventura, nunca lo dejará. Sea del todo cierto o no, lo que parece realmente es que si la aventura dura mucho, y a veces duran veinte años o más, las consecuencias son muy perjudiciales.

      Cuando las mujeres se encuentran en aventuras a largo plazo con un hombre casado, a menudo sacrifican a sus amigos, a su familia y sus oportunidades de matrimonio y maternidad. Cuando son jóvenes, dicen que lo hacen con gusto, pero con el tiempo se vuelven muy tristes y con frecuencia amargadas. La cruda realidad es que, incluso cuando un amante casado con el tiempo deja a su esposa, o incluso si la esposa muere, el hombre generalmente buscará a alguien nuevo, en vez de casarse con su amante de siempre.

      Ahora que las mujeres disponen de métodos anticonceptivos fiables, ellas también empiezan a tener aventuras, cuando su matrimonio o relación de pareja se estanca. Por tanto, en la actualidad hay muchos amantes masculinos solteros, aguantando y esperando que sus amantes casadas dejen el hogar. Pero las posibilidades de un futuro feliz no son mejores para ellos de lo que lo son para las mujeres en su misma posición.

      Así pues, ¿qué puede hacer si tiene una aventura con un amante casado y sabe que la situación es imposible, pero no tiene la fortaleza para romper? Mi propuesta es que se haga una pregunta:

      ¿Deseo tener esta relación más de lo que deseo dejarla?

      Piénselo antes de tomar una decisión. Es posible que en este momento su respuesta sea "sí". Y sin embargo ocurrirá algo interesante después de que se haga esta pregunta. Por primera vez, quizá durante años, habrá asumido el control de la situación, será capaz de decir que ha elegido estar en la relación... por ahora. Y eso es muy significativo.

      Con frecuencia en estas situaciones decimos que somos incapaces de manejarlas, declaramos que nos han arrastrado, y que todo está fuera de nuestro control. Pero éste no es su caso, se ha preguntado si desea tener esta relación más de lo que desea no tenerla, y ha dicho que "sí". Ha tomado una decisión, ha asumido el control.

      Es interesante que ahora que ha asumido la responsabilidad de la aventura, pueda sentir que empieza a asumir el control de otro modo. Quizá deje de esperar todo el tiempo, por si acaso aparece su amante; quizá decida ver más a sus amigos; quizá empiece a cuestionarse si está siendo apreciada o apreciado como debe ser en esta relación o si se merece o no, algo mejor.

      Simplemente compruebe adónde le llevan sus pensamientos. Un mes después de que se hiciera la pregunta por primera vez, se la debe hacer de nuevo, y seguir haciéndosela todos los meses, sin falta.

      Una vez que la gente asume la responsabilidad del problema en el que están, empiezan a examinarlo cuidadosamente y, con frecuencia, se dan cuenta de que no les gusta lo que ven. Y un día cuando se hacen la pregunta, son capaces de decir: "no, no deseo tener esta relación más de lo que deseo no tenerla". Y entonces pueden continuar.

      Publicidad

      ¿Puedo dejar mi desgraciado matrimonio y ser feliz con mi amante?

      Es difícil salir de un matrimonio, no crea a nadie que le diga que el divorcio es fácil. Nunca lo es, y por supuesto, es mucho más difícil dejar un matrimonio, incluso si es muy desgraciado, si sus hijos aún están en casa. Éste es quizás el mayor problema a la hora de querer dejar una relación de pareja, la existencia de hijos. En el fondo, tengan la edad que tengan, incluso si son adolescentes y obviando el tópico de "como son pequeños no se enteran tanto", la recomendación es no olvidar nunca las obligaciones de cara a los hijos. Además, a menos que haya hecho todo lo posible, la culpa que probablemente sentirá si los deja seguramente arruinará su nueva relación. Incluso en un futuro lejano, es fácil que los hijos tengan problemas de índole psicológica (problemas de afectividad, de personalidad…) por lo que es muy conveniente mantener nuestro apoyo hacia ellos.

      Así que vaya, y hable también con su pareja, es probable que puedan pactar, si es necesario, una vida más separada. Alguna gente resuelve este período de su vida planificando su escapada durante algunos años: se forman para un nuevo trabajo, abren una cuenta de ahorros o una cuenta bancaria por separado. Finalmente, cuando se produzca la separación, elija un abogado especializado en legislación familiar para tratar sus asuntos. Estos abogados suelen ser buenos profesionales, comprometidos con la idea de que el divorcio o la separación se produzcan con la menor hostilidad posible.

      Dejar una pareja y empezar de nuevo con otra persona nunca es fácil, pero lo vemos constantemente, y con frecuencia, todos, incluidos los niños, aprenden a aceptar la separación en último caso. Sin embargo, no espere acelerar el proceso, en la mayoría de los casos se tardan años y años.

      ¿Cómo puedo saber si mi pareja está teniendo una aventura?

      Lo que debe buscar son cambios, todo el que está teniendo una aventura cambia de alguna manera. Un hombre se puede bañar o duchar más a menudo, se puede dedicar a correr, empezar a ir al gimnasio o ir a que le hagan un corte de pelo, puede volverse más romántico en el matrimonio, o en realidad, puede volverse más insensible o indiferente hacia usted; casi seguro empezará a "trabajar hasta tarde", o a ir de viaje de negocios al extranjero. Estas cosas en sí mismas no prueban que un hombre tenga una aventura, pero son buenos indicadores.

      Las mujeres también cambian si están teniendo una aventura: pierden peso, compran ropa más moderna, se hacen nuevos peinados, empiezan a ir a "tomar una copa después del trabajo", pasan más noches fuera, supuestamente con amigas; pueden apuntarse a clases nocturnas; compran a menudo pequeños regalos para la pareja con la que conviven, porque se sienten culpables; y, a veces, se vuelven excesivamente entusiastas en el sexo y se vuelven más ardientes e intensas en la cama de lo que lo han sido durante años. De nuevo, estas cosas en sí mismas no significan, con seguridad, que están siendo infieles, pero muestran ciertamente que algo diferente está ocurriendo, y puede alertar a la pareja sobre una posible aventura.

      Por último, recuerde que las aventuras suelen indicar que algo no va bien en la relación matrimonial o de convivencia. Así que, si descubre que su pareja le está siendo infiel, tendrá más posibilidades de salvar su relación, si está preparada o preparado para aceptar que, al menos algunas de las razones de la infidelidad de su pareja se le pueden atribuir a usted.

      . .

      ¿Le ha parecido interesante?

      42 votos, media: 4.17 sobre 5

      Contenido Relacionado

      Comparta en Redes Sociales