Hipermetropía

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un defecto de visión que afecta a cerca del 10% de la población general.

¿A qué se debe la hipermetropía?

En el ojo hipermétrope, las imágenes se forman detrás de la retina. Sobre el plano óptico, el ojo hipermétrope es demasiado "corto" para el ojo que fija un punto alejado; así pues, la imagen se proyecta detrás de la retina, por lo que se vuelve borrosa.

El ojo hipermétrope intenta corregir el defecto mediante la acomodación, es decir, la contracción o el estiramiento del cristalino (una lente que se encuentra dentro del ojo).

El hipermétrope joven puede corregir el defecto mediante este mecanismo de acomodación, pero esta capacidad disminuye con la edad y en situaciones de cansancio visual.

En el adulto, si la visión se deteriora hace falta comprobar que las lentes correctoras estén bien adaptadas a la visión.

¿Cuáles son los síntomas de la hipermetropía constitucional?

Los síntomas de la hipermetropía constitucional son variables, según la importancia de la anomalía, y en general, sólo aparecen cuando la capacidad de acomodación disminuye.

Al principio, suele producir molestias visuales simples, variables de un día para otro, con una disminución inicial de la visión cercana (lectura), y afectación posterior también de la visión lejana.

¿Puede la hipermetropía ser un signo de otra enfermedad del ojo?

Algunas hipermetropías favorecen la aparición de ciertas enfermedades del ojo, como el glaucoma agudo.

En las personas adultas, una hipermetropía adquirida de comienzo súbito puede revelar una enfermedad ocular más grave: luxación o subluxación del cristalino, edema de la retina, tumores de órbita…

¿Cómo diagnostica el oftalmólogo una hipermetropía?

El oftalmólogo verifica la agudeza visual en la visión de lejos y de cerca, y controla el grado exacto de hipermetropía mediante un aparato llamado refractómetro, que le permite saber el tipo y grado de hipermetropía que padece cada uno. Esto permite al oftalmólogo prescribir la corrección óptica adaptada a cada caso.

El oftalmólogo buscará asimismo posibles anomalías asociadas (estrabismo, riesgo de glaucoma agudo).

De interés

Vea algunos artículos relacionados en nuestra sección 'Los ojos':

Publicidad

¿A qué se debe prestar una atención especial?

  • En el niño, toda desviación de los ojos intermitente o permanente (estrabismo), o todo antecedente familiar de estrabismo, aconseja una consulta con un oftalmólogo para diagnosticar y tratar lo más pronto posible una hipermetropía. El tratamiento es más eficaz cuanto antes se establezca, y si no se hace pronto, se corre el riesgo de que uno de los ojos no se desarrolle correctamente y acabe presentando una mala visión (ambliopía) permanente.
  • En el adulto, si la visión se deteriora hace falta comprobar que las lentes correctoras estén bien adaptadas a la visión.

¿Cómo se corrige una hipermetropía?

No existe ningún colirio u otro tipo de tratamiento farmacológico que cure la hipermetropía.

  • En el niño, el tratamiento consiste generalmente, en lentes correctoras adaptadas; en algunos casos, son necesarios tratamientos complementarios.
  • En los adultos, según el nivel de actividad y los propios deseos de cada uno, y en función del examen que se le haga, el oftalmólogo puede aconsejar gafas o lentillas de contacto, o, con menos frecuencia, proponerle una intervención de cirugía refractiva.
  • La cirugía de los trastornos de refracción es cada vez más frecuente en los países desarrollados, dados sus buenos resultados y su bajo nivel de complicaciones. La técnica más empleada en la actualidad es la llamada LASIK (siglas en inglés de "queratomileusis in situ con láser") que consiste en un corte inicial sobre la córnea para obtener una lámina colgante ("loncha"), darle la vuelta y modelar el lecho corneal con láser, y finalmente recolocar en su sitio la lámina corneal. Todo el proceso se lleva a cabo en unos minutos, con anestesia local.
  • La técnica LASIK sirve para tratar tanto la hipermetropía o la miopía como el astigmatismo, aunque tiene sus limitaciones fundamentalmente en función del número de dioptrías a corregir. Hipermetropías muy elevadas por encima de aproximadamente cinco dioptrías deben ser cuidadosamente evaluadas por el oftalmólogo antes de indicar una cirugía LASIK. Las hipermetropías superiores a cinco dioptrías pueden ser intervenidas con otras técnicas, bien colocando lentes por encima del cristalino, o bien sustituyéndolo, en función de la edad del paciente.

¿Debe corregirse obligatoriamente una hipermetropía?

  • En el niño, la corrección óptica de una hipermetropía debe realizarse en el caso de que presente síntomas visuales, es decir visión borrosa, dolores de cabeza, lagrimeo... En el caso de que la hipermetropía vaya acompañada de un estrabismo (el niño "mete" uno de los ojos hacia dentro) debe corregirse siempre, ya que en muchas ocasiones la adecuada corrección de la hipermetropía puede solventar el problema del estrabismo y permitir un adecuado desarrollo de la visión en ambos ojos.
  • En el adulto, en la práctica a partir de los 15 años, la corrección óptica de una hipermetropía es fundamentalmente una cuestión de comodidad, salvo en aquellas actividades en las que está en juego la seguridad, como la conducción de automóviles, en las que es obligatorio llevar gafas o lentillas de contacto.
.

¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales