Escoliosis y el dolor de espalda en los niños

Escoliosis

¿Qué es?

La escoliosis es la desviación lateral de la columna vertebral y se caracteriza por una rotación de las vértebras asociada a una inclinación lateral. Es un problema bastante frecuente en Pediatría y puede observarse al nacimiento, en la infancia o en la adolescencia. Algunos trastornos empeoran con el crecimiento y pueden producir un aspecto llamativo, causar trastornos funcionales respiratorios o una artrosis degenerativa precoz de la columna.

Dado que la mayoría de las escoliosis son de causa desconocida, la mejor prevención es una postura correcta sentado.

¿Qué causas tiene?

La mayoría de las escoliosis o desviaciones de la columna (siete de cada diez) son de causa desconocida. Otras veces son congénitas, es decir, desde el nacimiento, y otras escoliosis son adquiridas, es decir, se asocian a alguna enfermedad neuromuscular, tumores, después de traumatismos, etc.

¿Cómo se manifiesta?

La escoliosis idiopática o de causa desconocida decíamos que es la más frecuente. Aparece en niños normales y por lo demás sanos. Afecta sobre todo a adolescentes de once años en adelante. Se manifiesta a menudo por dolor y/o asimetría de la espalda al flexionar el tronco hacia delante, con hombros de distinta altura, asimetría en la longitud de las piernas, es decir, una pierna más larga que la otra y asimetría de los flancos y de la pared del tórax.

¿Cómo se diagnostica?

Para su correcto diagnóstico el médico considerará a menudo necesaria la realización de una historia clínica y una exploración física detalladas y concienzudas, que incluirá una exploración neurológica. Se solicitará también una radiografía en las posiciones posteroanterior y lateral de toda la columna (telerradiografía) con el paciente de pie y descalzo.

¿Cómo se puede prevenir?

Dado que la mayoría de las escoliosis son de causa desconocida, la mejor forma de prevenirla es detectarla precozmente para aplicar las medidas correctoras o terapéuticas oportunas. En este sentido es en el que se enmarcan las campañas escolares de diagnóstico precoz de este trastorno con la exploración que realiza el pediatra en el colegio a los niños de 6 años.

¿Cómo se trata este trastorno?

Actualmente las escoliosis leves y moderadas se tratan con medidas de higiene postural y modificación del esquema corporal. En algunos casos se usan aparatos ortopédicos correctores y sólo en los casos más graves se remite al paciente al especialista para evaluar su posible tratamiento quirúrgico. Algunas de las técnicas quirúrgicas más utilizadas corrigen la deformidad aplicando unas barras permanentes de fijación interna y practicando una fusión posterior de las vértebras afectadas.

Dolor de espalda en los niños

¿Qué es?

El dolor de espalda en los niños es poco frecuente, pero debe ser motivo de preocupación. Suele obedecer a causas orgánicas, especialmente en la preadolescencia. Todo dolor de espalda que se prolongue más allá de unos días exige un estudio médico cuidadoso.

Se ha señalado que un 85% de los niños con un dolor de espalda que dura más de 2 meses tiene alguna lesión específica que puede ser diagnosticada y cuyos orígenes pueden ser: postraumático (fracturas ocultas, desplazamiento de alguna vértebra), en un tercio de los casos; anomalías del desarrollo (cifosis o curvatura excesiva de la columna dorsal, escoliosis) en otro tercio de los casos; e infecciones o tumores en el 18% de los casos. Sólo en el 15% restante de casos no se encuentra un diagnóstico específico.

¿Cómo se diagnostica?

Nuevamente una historia clínica y una exploración física exhaustiva serán las piedras angulares del diagnóstico de este problema de salud. Otras pruebas complementarias como la radiografía de la espalda, unos análisis de sangre, una resonancia magnética o una gammagrafía ósea pueden ser útiles para ayudar al médico.

Son signos o síntomas de alarma: el dolor persistente o creciente; la presencia de síntomas generales como fiebre, malestar, pérdida de peso, etc.; el hallazgo de signos neurológicos; los trastornos funcionales del recto y la vejiga; y la edad temprana de aparición (niños menores de 4 años), por la sospecha de un tumor.

.

¿Le ha parecido interesante?

8 votos, media: 4.88 sobre 5

Comparta en Redes Sociales