¿El plátano engorda?

Existe una creencia generalizada que asegura que el plátano favorece el aumento de peso.

Pero ¿hasta qué punto esta afirmación es cierta? ¿Qué dice la ciencia al respecto?

Hoy, en Nutrición Sin Más te mostramos los argumentos científicos que demuestran si el plátano engorda o adelgaza.

1. Los carbohidratos del plátano son diferentes

El plátano es una fruta muy nutritiva, rica en vitamina C, potasio y fibra, además de poseer cantidades significativas de otras vitaminas y minerales.

Pero seguro que lo primero que se te viene a la mente cuando piensas en comerte un plátano es que contiene muchos carbohidratos.

Y, claro, no dejas de oír que las dietas bajas en carbohidratos son el método más efectivo para bajar de peso y, por tanto, el plátano debe de ser una fruta prohibidísima si tu objetivo es reducir algunos kilos, ¿verdad?

Pues hay algo que necesitas saber: estás equivocado al pensar así.

Es cierto que los plátanos contienen carbohidratos en forma de almidón o azúcar (dependiendo de la madurez), pero esto no significa que comer plátanos engorde.

De hecho, la fructosa natural (azúcar) que poseen las frutas, y los plátanos maduros, es muy distinta de la fructosa que encontramos en alimentos procesados.

La fructosa tiene efectos nocivos únicamente cuando se consume en grandes cantidades y es casi imposible ingerir fructosa en exceso comiendo fruta (1).

Además, los efectos de la fructosa se ven reducidos por la elevada cantidad de fibra presente en todas las frutas, y también en el plátano (2).

2. El plátano es bajo en calorías

Como bien sabes, un consumo bajo de calorías ayuda a perder peso y los alimentos bajos en calorías son la clave de las dietas hipocalóricas, otra técnica para adelgazar.

Por eso, creo que es importante que sepas que un plátano contiene solo 105 calorías, una cantidad muy baja si lo comparas con las 322 calorías que contiene, por ejemplo, un aguacate (3).

Esta es otra prueba más que garantiza que puedes comer plátanos sin miedo a engordar.

3. Comer plátanos disminuye el apetito

No hay mejor forma de calmar el hambre que comer un plátano, te lo aseguro.

De mi oficina a casa tengo una hora de camino, y todas las tardes cuando acabo mi jornada me tomo un plátano que hace que no me coma el volante pensando en la cena.

Y te preguntarás… ¿qué es lo que hace que el plátano calme el apetito?

La respuesta es su contenido en fibra.

Los plátanos contienen dos tipos de fibra que han sido asociados a la reducción del apetito: la pectina y el almidón resistente.

Por un lado, la pectina retrasa el vaciado de estómago y aumenta la sensación de saciedad, lo que te mantiene lleno durante más tiempo y reduce la aparición del hambre (4).

Por otro lado, el almidón resistente también posee la capacidad de incrementar la saciedad y numerosos estudios se refieren a esta sustancia como un elemento muy favorecedor para la pérdida de peso (5).

Asimismo, debes saber que la ingesta de almidón resistente beneficia tu salud en muchos aspectos: reduce el riesgo de diabetes, previene las piedras en el riñón, reduce el colesterol… (6)

Y si aún te quedan dudas…

En un estudio en el que participaron más de 200 mujeres durante un periodo de 20 meses, se observó que por cada gramo diario de fibra adicional consumido se producía una pérdida de peso equivalente a 250 g (7).

Conclusión

No existen pruebas científicas que demuestren que el consumo de plátanos favorece el aumento de peso.

Es más, todas las cualidades y características que posee el plátano indican que su ingesta te ayuda a bajar de peso.

Los plátanos son un alimento muy saciante, bajo en calorías e increíblemente saludable.

Dra. Miriam Nieto, especialista en Nutrición. Nutrición Sin Más

Publicidad


¿Le ha parecido interesante?

52 votos, media: 4.44 sobre 5

Comparta en Redes Sociales