Ecografía durante el embarazo

¿Qué es la ecografía?

La ecografía es una técnica de imagen que se emplea para evaluar el estado de salud del feto.

El número establecido de ecografías es de tres por embarazo, aunque es el tocólogo el que debe decidir en cada caso.

Consiste en aplicar ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonido) sobre la superficie corporal de la paciente, y, recoger la energía que se refleja de los distintos materiales que se va encontrando a su paso, siendo estos captados y trasformados en una imagen. Es básicamente el mismo mecanismo que utilizan los murciélagos para volar a gran velocidad sin chocar contra los objetos, o el sistema de radar empleado por los submarinos. Desde el año 1958, en que se realizó la primera ecografía obstétrica, ha existido toda una revolución en relación con la asistencia a un embarazo normal y patológico.

¿Cuántas ecografías deben realizarse durante el embarazo?

El número establecido es de tres por embarazo, aunque es el tocólogo el que debe decidir cuántas ecografías son necesarias para el adecuado seguimiento, teniendo en cuenta posibles circunstancias especiales que se puedan presentar.

Consultas al médico

Vea nuestra sección 'Pregunte al médico' y encontrará muchas consultas de nuestras usuarias

    ¿Cuándo debo realizarme la primera ecografía?

    La primera ecografía debe realizarse en la primera visita, para determinar:

    • En primer lugar: para determinar si xiste embarazo, viéndose un embrión vivo (o más), que se encuentre colocado en el interior del útero, pues de lo contrario sería un embarazo denominado ectópico, y la actitud clínica cambiaría.
    • En segundo lugar: la ecografía permite determinar la edad gestacional, es decir, realmente de cuántas semanas es el embarazo, siempre desde un punto de vista ecográfico, para posteriormente evaluar su crecimiento.
    • En un tercer apartado: se deben valorar el aparato genital interno, el útero (o matriz) y los ovarios.

    Esta primera ecografía se realiza por vía vaginal, es decir, el aparato que emite las ondas se introduce a través de la vagina, pudiéndose observar mucho más detalladamente por esta vía de acceso en esta edad gestacional. Dependiendo del tamaño del embrión se realizará un examen más exhaustivo de su anatomía; hay que tener en cuenta que un embrión de 7 semanas apenas mide 18 mm. Sin embargo, en un embrión de 13 semanas se hará especialmente hincapié en medir el grosor del pliegue que se observa a nivel de la nuca, como signo indirecto, de problemas cromosómicos (embriones con un número patológico de cromosomas).

    Siga su embarazo

    ¿Quiere saber cuándo le crecerán las uñas o empezará a chuparse el dedo? Véalo aquí

      ¿Cuándo debo realizarme la segunda ecografía?

      Sobre la vigésima semana de gestación se realiza una nueva ecografía, en la cual el principal objetivo es valorar la morfología fetal, en busca de posibles malformaciones y signos indirectos de alteraciones en los cromosomas.

      Debemos aclarar en este punto algo de importancia extrema: la ecografía, aún en las manos más expertas, es un método que puede no detectar malformaciones o alteraciones que después del nacimiento se hacen visibles; es tan sólo una ayuda añadida, pero no es infalible. Además, hay casos de alteraciones cromosómicas, (tipo síndrome de Down o similares), que pueden no tener repercusiones en la forma de los órganos fetales.

      En esta segunda ecografía se controla el crecimiento y también la ubicación de la placenta.

      Publicidad

      ¿Cuándo nacerá?

      Calcule la fecha de nacimiento de su hijo y otras fechas importantes del embarazo haciendo nuestro test

        ¿Cuándo debo realizarme la tercera ecografía?

        La siguiente ecografía tiene como objetivo la evaluación del crecimiento y del desarrollo fetal, como la cantidad de líquido que le rodea y el estado de la placenta. También se examina el cordón umbilical y la sangre que por él discurre, valorando la capacidad de oxigenación y nutrición que posee. Estas dos últimas ecografías se realizan por vía abdominal, colocando la sonda sobre la superficie abdominal.

        ¿Es perjudicial la ecografía para el feto?

        Aunque podría existir un riesgo teórico debido a la alta frecuencia de las ondas, no se ha demostrado ningún efecto biológico sobre el feto.

        ¿Quiere saber más?

        Vea nuestra sección 'Embarazo y parto' y encontrará toda la información de interés durante el embarazo y la maternidad.

          Como resumen, diremos que la ecografía es una técnica que ha revolucionado el mundo de la obstetricia, y que aunque se utilizan equipos cada vez más sofisticados, no deja de dar una información general y completa del feto, pero no infalible, teniendo en cuenta, además, que existen casos en los que el problema fetal no tiene repercusiones morfológicas evidentes.

          . . .

          ¿Le ha parecido interesante?

          Contenido Relacionado

          Comparta en Redes Sociales