Dietas de disociación

Introducción

Dentro de las numerosas dietas que se han propuesto para adelgazar, las dietas disociadas han alcanzado una gran popularidad, probablemente porque son fáciles de realizar y porque uno de sus maestros, Michel Montignac, tuvo el gran acierto de un magnifico comunicador al publicar en 1977 el libro Je mange, donc, je maigris traducido posteriormente al castellano con el título de Comer para adelgazar

Las dietas de disociación son efectivas, pero más que controvertidas. Baste decir que Michel Montignac fue expulsado de la organización colegial médica francesa, que repudia este tipo de dietas, tachándolas de insanas y peligrosas.

La dieta de Montignac prohíbe los hidratos de carbono de absorción rápida, como la pasta no integral

Las dietas disociadas se basan en no mezclar algunos alimentos, principalmente los alientos ricos en carbohidratos con las grasas o con las proteínas. Esta idea se basa en que los carbohidratos aumentan la secreción de insulina y favorecen el almacenamiento de la grasa y la transformación de proteínas y carbohidratos en grasa. En esta dieta lo que llega al lector no familiarizado con los temas de nutrición es la idea de no mezclar ciertos alimentos básicos. Por ejemplo, patatas fritas con un filete, o arroz con carne, o pan con mantequilla, porque estas mezclas de alimentos "incompatibles" tienen un efecto para engordar más importante que si se toman las mismas calorías como, por ejemplo filete de carne y verduras.

Realmente lo que esta aconsejando el libro de Montignac es seguir una dieta hipocalórica:

  • el primer plato es casi siempre una verdura
  • los segundos platos suelen ser carne o pescados magros
  • limita la ingestión de bebidas alcohólicas y carbonatadas y, no menos importante,
  • prohíbe los carbohidratos de absorción rápida (pan, azúcar y productos de repostería) que elevan rápidamente la glucosa en sangre y como consecuencia aumentan la secreción de insulina. Como rebote, pueden producir más sensación de hambre.

En cambio, recomienda los carbohidratos de absorción lenta o carbohidratos complejos, como los de las legumbres y de los cereales integrales, que tienen mayor efecto saciante, al contener una gran cantidad de fibra, se absorben más lentamente, no producen una elevación importante de la glucemia y no estimulan la secreción de insulina.

¿Saber más?

Vea nuestra sección 'Endocrinología y Nutrición' y encontrará toda la información referente a dietas y alimentación. Le sugerimos:

Algunos errores y algunos aciertos

El libro de Montignac contiene grandes aciertos, y también grandes errores desde un punto de vista científico, que pueden ser disculpados en una persona que al fin y al cabo es relaciones públicas de una empresa financiera y, por otra parte, carecen de importancia, ya que afecta a la teoría de su dieta, pero no a las consecuencias prácticas.

Por ejemplo, cuando afirma que la teoría de las calorías es falsa, esta en un completo error. Según explica Montignac esta teoría, si un sujeto come 500 calorías de más tendría que engordar unos 50 gramos, y si come 500 calorías menos debería adelgazar unos 50 gramos. Como esto no sucede según una regla matemáticamente exacta, Montignac rechaza esta teoría. La realidad es que los humanos no nos ajustamos a esta regla porque tanto cuando se come de más como cuando se come de menos, se ponen en marcha mecanismos fisiológicos para intentar mantener un peso estable. Es decir el organismo procura gastar más energía o ahorrar más energía. Pero, en cualquier caso, todos estamos sujetos a las leyes de la termodinámica y si una persona come más de lo que gasta, engorda, y para adelgazar hay que comer menos energía de la gastamos, o aumentar el nivel de ejercicio para quemar las calorías extras. Cierto es que hay personas que no comen mucho y engordan, pero siempre porque gastan menos energía de la que ingieren.

Otro error de este libro es sostener que la fruta "fermenta" en el estómago, lo cual no es cierto, ya que la fermentación es un proceso que requiere bacterias y por lo tanto se produce normalmente en el colon. No hay ninguna razón fisiológica o en la digestión que obligue separar la fruta de las comidas principales, salvo la de no mezclar determinadosnutrientes: grasas y proteínas con hidratos de carbono.

Sin embargo hay razones de sentido común: Si toma la fruta antes del desayuno (20 minutos antes, como dice Montignac, a media mañana, a media tarde o antes de acostarse) simplemente esta evitando comer otros alimentos con más calorías, y en parte esta neutralizando el hambre.

Tampoco es cierto de que se deba evitar tomar agua durante las comidas. Es cierto que se debe tomar agua entre las comidas, pero también justo antes de empezar a comer, nos hace comer menos y tomar menos bebidas alcohólicas. Beber durante la comida también ayuda a comer menos.

Además de proponer una dieta hipocalórica, ya que elimina de la dieta toda la repostería, el pan blanco, las patatas, el arroz y las carnes grasas, el hecho de no mezclar grasas con hidratos de carbono también puede ayudar a adelgazar y sobre todo, como hemos comentado antes, el ingerir hidratos de carbono complejos o de absorción lenta.

No hay secretos

La gracia de las dietas disociadas esta en que con éstas y otras razones se convence a las personas para que realicen una dieta hipocalórica sana y ofrece multitud de recursos y trucos para realizar la dieta correctamente.

Por otra parte y, desde un punto de vista nutricional y científico, no hay nada de malo en estas dietas disociadas y, de hecho, las dietas para adelgazar que se usan en muchos centros hospitalarios de prestigio podrían considerarse dietas disociadas según las teorías de Montignac. No se denominan de esta forma porque el médico que diseña las dietas no tiene en su cabeza las "teorías de la disociación" sino los conocimientos científicos y el sentido común de combinar los alimentos en dietas apetitosas, fáciles de hacer y sanas para el paciente.

En conclusión, las distas disociadas son eficaces para adelgazar principalmente porque son dietas con pocas calorías, pero lo más importante es que la mayoría de ellas no plantean problemas médicos.

Finalmente, un truco útil: ante de ir a un cóctel o cualquier celebración coma algo de los alimentos permitidos, le ayudará a controlar su apetito.

.

¿Le ha parecido interesante?

9 votos, media: 4.89 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales