Bebés: desarrollo

Cada niño tiene su forma peculiar de desarrollarse

El desarrollo de cada niño es distinto del de los demás. Incluso dentro de la misma familia, el grado de desarrollo puede variar de un niño a otro.

El recién nacido emplea todos los sentidos: es capaz de ver, oír, sentir, degustar y oler. También posee reacciones innatas, como el reflejo de sobresaltarse ante un ruido. El pediatra examina dichos reflejos en las primeras visitas.

Cada niño tiene su propia forma de desarrollarse y pueden existir grandes diferencias entre distintos niños. Algunos aprenden determinadas habilidades (y mañas...) antes que otros niños de su misma edad, mientras que otros tardan mucho más tiempo.

¿Cuándo aprende el niño a sentarse, a ponerse en pie y a caminar?

  • Un niño de tres meses debe ser capaz de levantar la cabeza cuando está tumbado boca abajo. A los cuatro meses ya debe poder darse la vuelta, pasando de estar boca abajo a tumbarse sobre la espalda.
  • Alrededor de los seis meses suelen poder sentarse por sí solos.
  • En los meses siguientes aprenden a gatear; inicialmente hacia atrás.
  • La curiosidad del niño aumenta entre los seis y diez meses de edad. Ya son capaces de ponerse en pie, apoyándose en los muebles, e intentan coger cualquier objeto a su alcance. Los padres son los responsables de extremar las precauciones ante objetos peligrosos, calientes o afilados que puedan encontrarse al alcance de los niños.
  • La mayoría de los niños es capaz de caminar con la ayuda de un adulto entre los diez y doce meses de vida, pudiendo hacerlo por sí solos entre los doce y los dieciséis meses.

Saber más

Le sugerimos la visita a nuestra sección 'Los niños', donde encontrará numerosos artículos relacionados.

    ¿A quién se puede recurrir para pedir consejo?

    Si los padres sospechan que algo no va bien, deberán consultar a su pediatra. Estos profesionales son los que sabrán determinar si existe algún problema en el desarrollo normal del niño.

    El sentido de la vista en el recién nacido

    El niño es capaz de ver nada más nacer. De hecho, el recién nacido puede enfocar la vista en objetos durante breves periodos de tiempo. Hacia las dos semanas, el bebé puede seguir movimientos con la vista, reconocer caras y mostrar los primeros indicios de sonrisa. Entre las cuatro y las seis semanas ya logran fijarse y seguir sus juguetes con la vista. Cuando alcanzan los dos o tres meses de vida comienzan a fijarse y a interesarse por sus propias manos.

    Los padres deben consultar con su médico ante la sospecha de que exista algún problema en la visión de su hijo; el pediatra determinará si es necesaria la realización de alguna prueba.

    Salud infantil

    ¿Cuánto sabe usted sobre salud infantil? ¿Sabría distinguir entre una gripe y un catarro? Véalo haciendo nuestros tests.

      Hay niños que presentan estrabismo. Por lo general, se suele tratar de un leve bizqueo que remitirá con el paso del tiempo. El médico es quien debe aconsejar cualquier medida que sea preciso tomar. Ante un estrabismo persistente, el médico puede derivar al niño a un oftalmólogo, ya que el tratamiento a tiempo puede evitar luego problemas más serios.

      Cuando el niño alcanza los tres años de edad, es capaz de relacionarse con el medio y su vista puede ser examinada por el médico, utilizando un método de diagnóstico especialmente diseñado para niños. Es muy importante detectar de forma precoz cualquier problema en la visión de uno o ambos ojos, pues en caso contrario, la vista del niño puede quedar afectada y el problema puede adquirir un carácter permanente.

      ¿Cuándo aparecen los primeros dientes?

      La edad de aparición de los primeros dientes en los niños varía considerablemente. En muy raras ocasiones, los niños nacen ya con algún diente visible pero, en la mayoría de los casos, el inicio de la dentición ocurre alrededor de los seis meses de vida, aunque es frecuente que los primeros dientes no aparezcan hasta que el niño cumple su primer año de vida. La aparición temprana de los dientes no ofrece ninguna ventaja y de hecho la aparición tardía de los mismos sí se considera más ventajosa.

      Normalmente, los primeros dientes en aparecer son los incisivos inferiores centrales. A partir de ese momento, los dientes salen con rapidez y, hacia los treinta meses de edad, la mayoría de los niños presentan todos los dientes de leche.

      Publicidad

      ¿Por qué está desconsolado el niño cuando empiezan a salirle los dientes?

      Existen muchas ideas equivocadas respecto al momento en que empiezan a aparecer los primeros dientes. Se piensa que es causa de trastornos para el niño y que le impedirá dormir.

      La erupción dentaria puede provocar hinchazón de las encías, motivo por el cual el niño comienza a morder los juguetes para calmarse y a babear con mayor intensidad. Hay quien piensa que la salida de los dientes puede producir fiebre e inflamación del oído medio.

      Los nuevos dientes no son los causantes de los episodios febriles; más bien, la fiebre aparece a consecuencia de las numerosas infecciones que puede sufrir el niño. A la vez que salen los primeros dientes tienen lugar muchos cambios en el mundo del pequeño. Es en esta misma fase cuando es destetado y pasa del pecho de la madre a tomar otra clase de alimentos. La vida del niño suele atravesar otros muchos cambios, como la vuelta de la madre al trabajo después de su maternidad, o la aparición de otros cuidadores durante el día. El hecho de pasar más tiempo junto a otros niños también aumenta el riesgo de contraer una infección que le produzca fiebre.

      Algunos consejos

      • Es importante evitar dar al niño comidas o bebidas demasiado dulces o ácidas.
      • Tampoco debe tomar zumos en el biberón, ya que su dentadura puede quedar dañada de forma definitiva, por tener los zumos también un alto contenido en azúcar.
      .

      ¿Le ha parecido interesante?

      Contenido Relacionado

      Comparta en Redes Sociales