Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Cistitis

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección de la vejiga que provoca escozor al orinar y una necesidad de ir al baño con mucha frecuencia. A menudo el término se utiliza erróneamente para referirse a diversas infecciones e irritaciones de las vías urinarias inferiores.

¿Saber más?

Consulte nuestra secciones 'Urología' y 'Salud Femenina' y encontrará muchos artículos de interés.

    ¿Por qué se padece cistitis?

    La causa más frecuente de la cistitis es una infección provocada por bacterias intestinales que, desde el ano, llegan a la uretra (la uretra es el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior) y desde aquí hacia la vejiga. Se produce sobre todo en las mujeres, ya que tienen una uretra mucho más corta. En condiciones normales, la orina es estéril, es decir, en ella no hay bacterias ni ningún otro microbio.

    Sin embargo, se pueden tener bacterias en la vejiga por diversos motivos, sin que aparezca ningún síntoma. Cuando una persona es incapaz de vaciar por completo su vejiga al orinar, se habla de retención de orina. Esta pequeña cantidad de orina que siempre queda en la vejiga puede acabar contaminándose de bacterias que hagan daño al revestimiento interno de la vejiga (mucosa vesical) y provoquen la infección. Otras situaciones que pueden facilitar que las bacterias pasen a la uretra son:

    Consultas al médico

    Vea en 'Pregunte al médico' las consultas efectuadas por nuestros usuarios y respondidas por NetDoctor. Le sugerimos:

    • Higiene íntima incorrecta: la cistitis es especialmente frecuente en las mujeres. Las mujeres y las niñas deben limpiarse los genitales de delante a atrás, y no al revés, para evitar que las bacterias del intestino lleguen a la uretra.
    • Anomalías congénitas del aparato urinario: en caso de infecciones repetidas del aparato urinario, especialmente en los niños o varones jóvenes, es necesario descartar la existencia de una anomalía congénita (de nacimiento) del aparato urinario, que impida que la vejiga se vacíe por completo.
    • Aumento de tamaño de la próstata: cuando la próstata aumenta de tamaño (hipertrofia prostática benigna), impide que la vejiga se vacíe totalmente, con lo que suele quedar permanentemente un residuo de orina en la vejiga.
    • Pacientes con sonda vesical: todos los pacientes que necesitan una sonda para orinar tienen bacterias en la vejiga, aunque generalmente no tengan síntomas. Al cambiar la sonda, se pueden producir pequeñas lesiones que pueden aumentar el riesgo de infección -cistitis- o incluso de infección de la sangre.
    • Embarazo: cuando una mujer embarazada tiene bacterias en la orina es necesario realizarle dos cultivos de orina, independientemente de si tiene o no síntomas. Si en los dos cultivos aparece el mismo tipo de bacterias hay que tratar la infección, ya que si no se hace existe el riesgo de que se produzca una pielonefritis (infección ascendente en los riñones), o un parto prematuro (en la última etapa del embarazo).

    Otras causas:

    • Cistitis "de la luna de miel": se debe al aumento de la frecuencia de las relaciones sexuales.
    • Enfermedades venéreas (o de transmisión sexual): la gonorrea y las infecciones por clamidias pueden provocar síntomas parecidos a los de la cistitis. En los varones jóvenes con actividad sexual frecuente y que no toman precauciones, las enfermedades venéreas pueden producir síntomas de cistitis.
    • Parásitos: las cistitis por parásitos son muy raras en nuestro entorno. Se dan sobre todo en personas que han estado en el norte de África, Centroamérica o en el Cercano Oriente, y que se han bañado en sus ríos o lagos sin precaución. La vejiga puede infestarse (una infestación es una infección provocada por parásitos o gusanos), provocando enfermedades como la esquistosomiasis u oncocercosis, según el tipo de parásito. Sus síntomas son parecidos a los de la cistitis, pero no hay bacterias en la orina.
    • Mujeres postmenopáusicas: la disminución de ciertas hormonas sexuales femeninas provoca diversos cambios que afectan a todo el organismo en postmenopáusicas. Una de las consecuencias de dichos cambios es que el aparato urinario sufre cistitis con más frecuencia.
    • Dermatitis de contacto : las mujeres que utilizan un desodorante íntimo, o cualquier otra sustancia que pueda irritar sus genitales pueden desarrollar dermatitis de contacto, con síntomas parecidos a los de la cistitis.

    ¿Cuáles son los síntomas de la cistitis?

    • Escozor y dolor al orinar, e incluso después de orinar.
    • Micciones frecuentes: se produce una necesidad de ir al cuarto de baño varias veces seguidas, incluso por la noche, y en ocasiones con mucha urgencia.
    • Orina turbia y con mal olor. Puede observarse un poco de sangre.
    • Dolor en la zona inferior del abdomen.
    • Los niños menores de cinco años pueden presentar síntomas más imprecisos como debilidad, irritabilidad, falta de apetito y vómitos.
    • Las mujeres ancianas pueden tener sólo síntomas como debilidad, caídas, confusión o fiebre.

    ¿Quién es más propenso?

    • Las mujeres y niñas que no practican una higiene íntima adecuada.
    • Las embarazadas.
    • Las personas con anomalías congénitas del aparato urinario.
    • Los hombres cuya próstata ha aumentado de tamaño.
    • Los portadores de una sonda vesical.

    Buenos consejos

    • Es importante beber muchos líquidos para limpiar bien la vejiga: unos dos litros diarios como mínimo.
    • Evitar el consumo de alcohol y de cafeína.
    • Al orinar, es necesario vaciar completamente la vejiga. Es una mala costumbre sentarse en el baño inclinada hacia delante.
    • Un truco consiste en situarse hacia atrás en el baño, apoyándose contra la pared. Esta postura es más adecuada para conseguir un vaciado completo de la vejiga que la postura en la que solemos sentarnos normalmente.
    • Abrigarse bien la zona inferior del cuerpo también contribuye a evitar la cistitis, aunque se deben evitar prendas de vestir ceñidas o muy ajustadas.
    • Como medida preventiva, puede ser útil tomar con frecuencia zumo de naranja, que hace la orina más ácida.
    • Orinar inmediatamente después de las relaciones sexuales ayuda a eliminar las bacterias que pueda haber en la uretra.
    • Tratar de orinar al menos cada tres horas. Las mujeres que evitan orinar durante largos periodos de tiempo contraen más infecciones del aparato urinario.
    • Para una buena higiene, utilizar jabones o geles con un pH neutro.

    ¿Cómo diagnostica el médico la cistitis?

    En general, las cistitis son benignas, pero en ocasiones es difícil diferenciarlas de otras infecciones como las pielonefritis. Por ello es aconsejable consultar a su médico para que realice el diagnóstico y si fuera necesario indicar un tratamiento, que por lo general suele ser un antibiótico.

    Lo más importante para el diagnóstico es un análisis de orina, que puede realizarse de modo sencillo simplemente con una tira reactiva, un sistema muy rápido y fiable que indica con gran aproximación si existe infección en la orina. Si es necesario, su médico pedirá un cultivo de orina, en el que la muestra se envía al laboratorio especializado para cultivar y detectar así las posibles bacterias.

    Para recoger la muestra de orina se deben utilizar envases estériles que se pueden adquirir en las farmacias. La muestra ha de ser reciente, por lo que se recoge la primera orina de la mañana. Además, es importante que las mujeres separen los labios de la vulva al orinar, para evitar que las bacterias de la vulva y vagina contaminen la muestra. Y hay que desechar la primera cantidad de orina que se expulsa y recoger en el envase la orina de la segunda mitad de la micción.

    Si existe infección, el médico encontrará bacterias y un aumento significativo de glóbulos rojos (hematíes) y/o glóbulos blancos (leucocitos) en la orina.

    En caso de infecciones recurrentes de causa desconocida en el aparato urinario, será necesario acudir al especialista (urólogo o nefrólogo) para realizar una evaluación más profunda. Puede ser entonces necesario realizar radiografías u otras pruebas como la ecografía y la cistoscopia (examen del interior de la vejiga que se hace con una pequeña cámara).

    Previsiones

    Por lo general, con un solo tratamiento se soluciona el problema, pero en algunas personas, sobre todo en las mujeres, puede haber infecciones recurrentes. Para evitarlas, siga los consejos mencionados anteriormente y si tuviese molestias consulte a su médico. No es nada recomendable automedicarse y tomar antibióticos por su cuenta, pues un tratamiento equivocado puede ayudar al mantenimiento de la infección y favorecer la aparición de resistencias a los antibióticos en las bacterias implicadas. Esto puede provocar el consiguiente agravamiento de la infección y más difícil solución a posteriori.

    Dr.  John Macfarlane  (especialista en Cirugía Urológica) , Dr.  Paul Klenerman  (especialista en Enfermedades Infectocontagiosas) .

    Última versión: 2011-06-12

    NetDoctor tiene un servicio de consultas gratuitas en la Red. Por favor si tiene alguna duda que consultarnos, diríjase al servicio 'Pregunte al médico'. No atenderemos ninguna consulta en este foro ni en ningún otro. Este servicio no trata de sustituir la visita a su médico, sino que se presta a título orientativo. Por favor, recuerde que siempre que esté enfermo o tenga dudas sobre el estado de su salud debe ponerse en contacto con su médico.