Cirugía para todo y para todos

Está socialmente aceptado que tener una piel cuidada, tersa y sin imperfecciones es un atributo del atractivo físico. Sin embargo, a menudo nos cuesta aceptar que, a medida que envejecemos, mantener esa piel saludable, luminosa y radiante se vuelve cada vez más difícil. La cara es la “tarjeta de presentación” de las personas y por eso nos interesa cuidarla tanto, pero a la vez es la zona corporal más expuesta y por tanto más vulnerable a los dañinos rayos del sol.

La cirugía estética se ha desarrollado vertiginosamente en los últimos años.

La búsqueda de un cuerpo perfecto y de la eterna juventud por parte de muchas personas ha llevado a un vertiginoso desarrollo de la cirugía estética y cosmética en los últimos años a lo largo y ancho del mundo. Se dice, no sin sorna, que en países como Brasil, donde conviven zonas desarrolladas con otras muy pobres, existen muchas más clínicas de Cirugía estética que centros básicos de salud. En otros muchos países, la alta demanda de procedimientos de cirugía estética por parte de los ciudadanos ha llevado también a una proliferación extraordinaria de estas clínicas o centros donde se ofrecen técnicas, cuidados y cirugía para mil y uno problemas de belleza y de salud.

En este artículo revisaremos muy sucintamente las técnicas y procedimientos más populares, al margen de los ya descritos en artículos previos.

Es importante saber que la mayoría de las técnicas que vamos a describir, al igual que otros muchos procedimientos quirúrgicos, entrañan o suponen ciertos riesgos e incertidumbres como infecciones, sangrados o hemorragias, problemas de la coagulación de la sangre y reacciones adversas a la anestesia. Por ello, es fundamental elegir un cirujano plástico o un especialista en la materia altamente cualificado y una clínica o centro acreditado que ofrezca garantías básicas de higiene y equipamiento para reducir o evitar tales riesgos y complicaciones.

Se han descrito más de una treintena de procedimientos y técnicas para tratamiento de problemas estéticos y cosméticos de los que en este artículo analizaremos los más importantes y frecuentemente solicitados. Los tratamientos referidos a los pechos, así como la cirugía estética facial, se obvian en este artículo porque tienen tratamiento aparte en otros artículos.

Reducción de abdomen

Básicamente es un procedimiento, diferente de la liposucción, que consiste en el aplanamiento o allanamiento del abdomen mediante la eliminación de la grasa de la barriga y el reforzamiento de la piel y los músculos de la pared abdominal. Se suele hacer con anestesia general o local con sedación, no dura más de 2-3 horas y permite el regreso a la actividad ordinaria del paciente en un plazo de 2-4 semanas.

“Peeling” o “pelado”

El peeling o “pelado” químico de la piel de la cara consiste en un procedimiento químico en el que se usan sustancias como el fenol o el ácido tricloroacético con el fin de restaurar la piel de la cara, eliminando las arrugas y las manchas o lesiones pigmentadas o parcheadas de la piel ocasionadas por la exposición al sol, mediante una máscara facial que produce un pelado, es decir, una irritación de las capas más superficiales de la piel de la cara con la consiguiente descamación. Esta técnica funciona mejor en pieles delgadas y tersas con arrugas superficiales. Lleva de 1 a 2 horas y no requiere ningún tipo de anestesia. Produce u ocasiona escasas molestias locales, como enrojecimiento de la piel o sensación de calor, que desaparecen en pocos días.

Inyecciones locales de grasa o colágeno

Estas inyecciones se administran en la piel de la cara, en los labios, en los pómulos, la barbilla o, en definitiva, en la zona corporal que se desea modificar. Es un procedimiento muy sencillo que no requiere habitualmente anestesia, de corta duración y que, únicamente, entraña el riesgo de aparición de una reacción alérgica al colágeno (habitualmente se realiza una prueba previamente a la inyección de la sustancia para verificar si existe o no alergia).

Dermabrasión o abrasión cutánea

Consiste en un raspado mecánico de las capas más superficiales de la piel mediante una pequeña rueda giratoria de alta velocidad. A menudo esta técnica se usa para suavizar las irregularidades superficiales de la piel, como el acné facial y otras pequeñas cicatrices, marcas o arrugas finas, especialmente alrededor de la boca.

Cirugía de la oreja y del párpado

Existen técnicas para tratar las orejas separadas o “en soplillo” (otoplastia), acercándolas a la cabeza o técnicas de reducción del tamaño de las orejas grandes. Suelen hacerse en niños que presentan ciertos complejos.

Otras técnicas, como la blefaroplastia, corrigen la caída de los párpados superiores y eliminan las bolsas de grasa de los párpados inferiores.

Publicidad

Implantes faciales

Básicamente persiguen cambiar la forma y el equilibrio básicos de la cara, usando pequeños implantes faciales para construir una barbilla retraída, resaltar los pómulos o redibujar la línea mandibular.

Por último, se emplean otras múltiples técnicas para corregir los problemas de la frente, eliminar arrugas y cicatrices faciales mediante láser o reimplantar el pelo mediante injertos de cabellos en las zonas calvas, que no abordaremos más extensamente en este artículo.

.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales