Cáncer de riñón

¿Cuál es la causa del cáncer de riñón?

El carcinoma de células renales es un tumor que supone el 3% del total de los cánceres del adulto y el 90% de los tumores malignos que se originan en el riñón. Suele afectar a adultos entre los 40 y 60 años y su frecuencia es el doble en los varones que en las mujeres. En la mayor parte de los casos, su origen es desconocido aunque se ha podido constatar una mayor incidencia en relación con el tabaco. No se ha documentado ninguna relación definitiva entre este tumor y determinados productos industriales, si bien la exposición a sustancias como el dióxido de torio y el cadmio se han relacionado con su aparición. Asimismo, es más frecuente en ciertas enfermedades como:

¿Quiere saber más?

En la sección 'El cáncer' encontrará todo tipo de información sobre esta enfermedad.

    • La enfermedad renal poliquística: enfermedad hereditaria en la que se produce la formación de múltiples quistes en los riñones con la pérdida progresiva de la función de éstos.
    • La enfermedad de Von Hippel Lindau: enfermedad hereditaria caracterizada por el desarrollo de tumores en los riñones, cerebelo, retina y páncreas, entre otros.

    Es importante destacar que la mayoría de las masas renales son benignas y corresponden a quistes simples ('cápsulas' de líquido rodeadas de una fina pared). El riñón también puede ser asiento de otros tumores benignos (oncocitoma renal, el angiomiolipoma, que es un tumor de grasa y músculo que en caso de ser de gran tamaño puede producir una hemorragia interna, etc.) y malignos, es decir, tumores que afecten a las estructuras que conducen la orina a la vejiga (pelvis renal y uréter), sarcoma, linfoma renal, etc.

    ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de células renales?

    Los síntomas más frecuentes que se asocian al carcinoma de células renales son:

    • Hematuria: es la presencia de sangre en la orina, ya sea detectada sólo mediante el análisis de la misma (microscópica) o por teñir la orina de rojo de forma evidente (macroscópica), pudiendo acompañarse de coágulos.
    • Dolor en el costado.
    • Presencia de una masa palpable en el flanco correspondiente.

    Con menos frecuencia puede manifestarse por:

    Afortunadamente, la generalización de la ecografía y el escáner (TAC) ha permitido diagnosticar de forma casual tumores renales de pequeño tamaño al estudiar otros problemas de salud, con lo que las posibilidades de curación son mayores. Estos tumores "incidentales" ya suponen un 30-50% de los cánceres de riñón diagnosticados actualmente.

    ¿Cómo se diagnostica el cáncer de riñón?

    Detección precoz

    La detección precoz del cáncer es la clave. Lea aquí sobre ella. En general: detección precoz de neoplasias.

      Cuando existe la sospecha de un carcinoma renal se deben realizar diversas pruebas que nos permitan confirmar este diagnóstico, distinguiéndolo de otras lesiones renales benignas o malignas. Las pruebas que se pueden realizar son:

      • Ecografía renal: nos permitirá distinguir entre lesiones quísticas (contenido líquido) y sólidas del riñón.
      • Escáner (TAC): es la técnica elegida tanto para el diagnóstico como para estudiar la extensión del tumor y permite identificar la mayoría de las lesiones renales.
      • Resonancia magnética nuclear: La resonancia magnética nuclear está indicada sobre todo en casos en los que se sospecha que el tumor pueda invadir la vena renal y/o cava.
      • Punción del tumor: para el estudio, por el patólogo, del material obtenido. Se utiliza en casos en los que las pruebas antes citadas sean equívocas al estudiar una masa renal.

      Opcionalmente, para depurar el diagnóstico se puede solicitar el estudio de las células encontradas en la orina (citología) y la exploración de la vía urinaria (pelvis, uréter y vejiga) con endoscopia (cistoscopia) y/o radiografías con contraste (urografía intravenosa, pielografía retrógrada y anterógrada) en función de los hallazgos hechos previamente.

      ¿Cómo se trata el cáncer de riñón?

      Consultas al médico

      En 'Pregunte al médico' encontrará muchas consultas relativas al cáncer, respondidas por NetDoctor.

        El carcinoma de células renales es resistente a la quimioterapia y radioterapia, por lo que el único tratamiento curativo es la cirugía. El procedimiento habitual es extirpar el riñón con la grasa que lo rodea (nefrectomía radical). No obstante, en determinados pacientes con tumores pequeños, bilaterales, riñón único, etc... se puede realizar la extirpación del tumor únicamente, intentando conservar la mayor cantidad posible de tejido renal (nefrectomía parcial).

        Previsiones

        Existen actualmente esperanzas depositadas en el tratamiento inmunológico (estimular el sistema defensivo del organismo contra el tumor) con sustancias como la interleucina 2, interferón alfa, linfocitos tumorales activados, ya aisladas o en combinación. Si bien los resultados obtenidos son modestos, abren un campo prometedor. En el momento actual, se utilizan para el tratamiento del tumor cuando ha invadido estructuras distantes (metástasis).

        .

        ¿Le ha parecido interesante?

        9 votos, media: 4.44 sobre 5

        Contenido Relacionado

        Comparta en Redes Sociales