Cáncer de pulmón, I: lo que necesitas saber sobre sus causas, síntomas y tipos

El cáncer de pulmón es el tercero más frecuente en España, con más de 28.000 casos en 2015. Por sexos, 22.400 varones y casi 6.000 mujeres, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). También es, de lejos, el cáncer más letal de todos.

A menudo se presenta con síntomas que son muy fáciles de confundir con trastornos mucho menos serios: tos persistente, falta de aliento (disnea) y un cansancio inexplicable. Esta relativa falta de síntomas específicos es una de las causas por la que este cáncer es tan letal.

Recreación de los pulmones en colores naranjas

A continuación, una guía breve al cáncer de pulmón.

Qué causa el cáncer de pulmón

Fumar

Los fumadores son quienes tienen más riesgos de padecer cáncer de pulmón. Se estima que el tabaco es responsable de más del 85% de los casos. Los cigarrillos está llenos de sustancias perjudiciales, muchas de ellas carcinogénicas (o sea, que pueden causar cáncer por sí mismas).

El riesgo de cáncer crece a medida que lo hace el número de cigarrillos que se fuma a diario. Un fumador empedernido que fume más de 20 pitillos tiene un riesgo entre 30 y 40 veces mayor que un no fumador.

El riesgo de cáncer de pulmón de un exfumador cae al mismo nivel de quien no ha fumado nunca en alrededor de 15 años.

Exposición al humo de “segunda mano” (fumador pasivo)

Incluso si no eres fumador, el humo de los fumadores a tu alrededor contiene los mismos carcinogénicos, lo que resulta igualmente perjudicial.

Exposición al gas radón

El radón es un gas radioactivo, inodoro e insípido, procedente de la desintegración del uranio, y está presente en algunos materiales de construcción. También se encuentra en el suelo y, como consecuencia, los sótanos y plantas bajas son los que pueden mostrar más concentración de este gas, sobre todo en viviendas construidas en suelos graníticos. El radón se filtra por los poros microscópicos de los materiales y el problema se presenta cuando se respira, pues las micro-partículas se adhieren a los pulmones y pueden emitir pequeñas cantidades de radiación alfa.

Exposición al asbesto

El asbesto es un material aislante, presente en el amianto y que se usó mucho en construcción. Si se inhalan, las fibras de este material, impregnan los pulmones. Hoy ya no se usa (aunque pueden quedar restos en edificaciones y dispositivos industriales antiguos), porque su carácter carcinógeno es bien conocido.

Cómo se puede prevenir el cáncer de pulmón

En realidad no se puede prevenir, pero se pueden minimizar los riesgos con estos pasos:

  • No fumar. Deja de fumar si ya lo haces.
  • Averigua si tu casa tiene gas radón. Hay empresas especializadas en su detección y en la eliminación del gas. Como primera medida, asegúrate de mantener secos y bien ventilados los sótanos y plantas bajas, e impermeabiliza las paredes y suelos.
  • Sigue una dieta sana
  • Haz ejercicio con regularidad.
Artículo Relacionado
Cáncer de pulmón

El tercero más frecuente en España, y el que más muertes causa.

Cuáles son los síntomas del cáncer de pulmón

  • Tos persistente, o cambios en una tos que llevas padeciendo un cierto tiempo
  • Esputos con flemas sanguinolentas (hemoptisis). Esto se puede presentar como un síntoma precoz y el cáncer suele poder curarse si se aborda inmediatamente el tratamiento. Cualquier presencia de sangre en una flema requerirá la intervención inmediata del médico, particularmente en fumadores de más de 40 años de edad.
  • Falta de aliento
  • Pérdida de peso
  • Fatiga
  • Falta de apetito
  • Dolores en el pecho o en los hombros.

Otros síntomas menos habituales: voz ronca, dificultad para tragar, cara hinchada (causada por una obstrucción de la vena cava superior) e inflamación de los ganglios linfáticos.

Publicidad

Cómo se diagnostica

Si tienes síntomas de cáncer de pulmón, como primera medida el médico pedirá un análisis de sangre para descartar otras posibles causas, como una infección. Si ésta no es el causante, te hará pasar por una, o por una combinación de las siguientes pruebas:

Radiografía o tomografía computerizada (escáner) de tórax

Normalmente, la primera es la radiografía. Si aparece algún tipo de tumor (sólo los mayores de 1 centímetro de diámetro se ven por rayos-X), la tomografía dará más información del mismo, así como de su posible expansión.

PET

El médico podrá pedir una Tomografía por Emisión de Positrones (PET) si las primeras pruebas de imagen indican la presencia de cáncer. El PET mostrará la localización de las células cancerosas en el pulmón.

Biopsia

Dependiendo de la localización del tumor, te realizarán una biopsia (análisis de una muestra del tejido sospechoso), obtenida bien por broncoscopia o bien mediante una ecobroncoscopia o, finalmente, por una punción percutánea a través de la piel.

La broncoscopia es la inspección directa del pulmón mediante un delgado dispositivo de fibra óptica. Es la más idónea de las pruebas en el caso de tumores en los bronquios (conductos del aire) del centro del tórax, y se realiza con anestesia local. El EBUS (Endobronchial Ultrasound o ultrasonido endo-bronquial) es como una broncoscopia, pero en combinación con ultrasonidos.

La punción es más conveniente en los casos en que el tumor se localiza fuera de las zonas centrales del pulmón (por ejemplo, más cerca de las costillas que del centro del órgano), fuera del alcance del broncoscopio. Ocasionalmente, si es difícil la obtención de la muestra mediante la punción, se podría obtener mediante cirugía abierta, con anestesia total.

Normalmente, también se analizará una muestra del esputo (la flema expulsada del interior del pulmón) pues la presencia en él de células cancerosas puede obviar la necesidad de la biopsia por los métodos descritos.

Si los ganglios linfáticos están inflamados, el oncólogo pedirá una biopsia de tejido procedente de ellos para confirmar el diagnóstico y también para determinar la posible expansión del cáncer.

Qué tipos de cáncer de pulmón existen

Hay tres tipos principales de cáncer de pulmón, basados en la apariencia de las células cancerosas al examen anatómico-patológico al microscopio:

  • Carcinoma de células pequeñas (alrededor del 12 % de los cánceres)
  • Carcinoma de células escamosas (el tipo más habitual)
  • Adenocarcinoma.

El mesotieloma es un tipo raro de cáncer que afecta a la envoltura del pulmón (la pleura) y está causado a menudo por la exposición al asbesto o al amianto.

Es importante conocer a qué tipo de cáncer se enfrenta el paciente; los carcinomas de células pequeñas responden mejor a la quimioterapia (medicamentos anti-cáncer), mientras que los otros tipos (coloquialmente los de células no-pequeñas) se tratan mejor con cirugía o radioterapia (tratamiento con rayos-X).

El patólogo necesita por tanto una pequeña muestra del tejido canceroso para someterla a examen (biopsia). Esto confirmará definitivamente el diagnóstico y mostrará de qué tipo de células se trata.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales