Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Cáncer de piel: epitelioma basocelular

¿Cuántas clases de cáncer de piel existen?

Los epiteliomas cutáneos. Son tumores malignos originados en la epidermis (capa más superficial de la piel) y/o sus anejos (folículos pilosebáceos y glándulas sudoríparas). Los más frecuentes son el carcinoma de células basales o epitelioma basocelular y el carcinoma de células escamosas o epitelioma espinocelular. Constituyen el grupo de tumores malignos más frecuentes en el ser humano.

Niña con toalla en la playa

La exposición solar es el factor esencial en el desarrollo del cáncer de piel.

©NetDoctor/Justesen

El melanoma. Es un tumor maligno originado en los melanocitos, que son unas células que producen melanina (pigmento que absorbe los rayos ultravioleta). Los melanocitos se localizan en la piel, los pelos, los ojos, el sistema nervioso central, las mucosas y el oído.

¿Qué es el epitelioma basocelular?

Se trata de un tumor cutáneo maligno que se origina en las células basales (las células más profundas) de la epidermis o de sus anejos, y crece lentamente con posibilidad de destrucción local, pero rarísimamente metastatiza (diseminación en órganos alejados del tumor original).

Son los epiteliomas cutáneos más frecuentes (50-75% de los casos). El 80% se localizan en la cabeza y el resto, por orden de frecuencia en cuello, tronco, extremidades y genitales. Son más frecuentes en el varón y se suelen presentar en torno a los 50 años de edad. Suelen aparecer sobre piel sana. El epitelioma basocelular no es un cáncer peligroso pero debe ser tratado para evitar que continúe creciendo.

Visite nuestra sección

Encuentre más información sobre tipos de cáncer en nuestra sección 'El cáncer'

    ¿Qué es el epitelioma espinocelular?

    Se trata de un tumor cutáneo maligno derivado de otra capa de la epidermis. El crecimiento es habitualmente más rápido que el del basocelular y tiene capacidad de producir destrucción local y metástasis por vía linfática y sanguínea. Al contrario que el basocelular, aparece casi siempre sobre alguna lesión precancerosa. Es el segundo tumor cutáneo maligno más frecuente. Afecta a la piel, mucosas y semimucosas. Es más frecuente en zonas del cuerpo expuestas a la luz solar, particularmente la cara (mejillas, orejas y semimucosa del labio inferior), seguido de las extremidades superiores, tronco y las extremidades inferiores. Por término medio afecta a varones entre los 40 y 50 años, aunque también puede darse en personas más jóvenes.

    ¿Qué causa los epiteliomas?

    El factor causal más importante es la exposición solar en sujetos racialmente predispuestos. Las personas que están expuestas de forma importante a la radiación solar pueden desarrollar cáncer de piel en edades tempranas de la vida (20-30 años de edad).

    Artículos relacionados

    Consulte estos artículos relacionados:

    ¿Cuáles son los síntomas de los epiteliomas?

    Epitelioma basocelular

    Las formas iniciales pueden concretarse en un pequeño bulto perlado o una mínima zona rojiza con aparición de una pequeña ulceración que no cura, etc. Existen muchas formas de presentación de este tumor por lo que a veces se confunde con otros tumores y lesiones cutáneas. En unos meses se desarrolla el tumor apareciendo unos caracteres clínicos que facilitan el diagnóstico. Sin tratamiento, el tumor crece lentamente produciendo destrucción local.

    Epitelioma espinocelular

    Tiene menos formas de aparecer que el basocelular. Casi siempre aparece sobre una piel alterada previamente (cicatrices, zonas muy dañadas por el sol, etc.). El primer signo puede ser una pequeña escama o un bulto que comienza a crecer. Puede producir dolor sobre la zona en la que asienta y también producir sangrado. Crece más rápido que el basocelular, sobre todo si aparece alrededor de los orificios (ojos, orejas, boca, ano y vagina).

    Consultas al médico

    Visite nuestra sección 'Pregunte al médico' para encontrar consultas de interés

    ¿Cuáles son los signos de alarma?

    En general, hay que vigilar todas aquellas lesiones cutáneas que aparecen nuevas y observar si tienen tendencia a la curación o por el contrario crecen o no terminan de curar.

    En algunas ocasiones estos tumores alcanzan gran tamaño porque el paciente no les da importancia debido a su lento crecimiento, dejándoles evolucionar durante años, lo que supone una dificultad a la hora de realizar el tratamiento.

    ¿Qué se puede hacer en casa?

    El principal factor de riesgo que existe para desarrollar epiteliomas es la exposición a las radiaciones solares. Se debe evitar el efecto acumulativo del sol en nuestra piel.

    Los rayos solares son más dañinos entre las diez de la mañana y las dos de la tarde. Durante todo este tiempo, hay que evitar exponerse al sol sin protección. Evitar las quemaduras, en especial durante la niñez y la adolescencia, ya que la piel es mucho más sensible.

    En la playa, el agua o la nieve, el reflejo de la luz del sol aumenta y, por tanto, sus efectos se multiplican. La vegetación, palmeras o pinos, en las zonas de playa hace que el reflejo sea menor. Hay que buscar la sombra natural que proporcionan los árboles, los edificios, etc., como una eficaz protección contra el sol.

    Otros accesorios de gran utilidad para protegerse son las gafas de sol y los sombreros anchos que además de la cara, protejan orejas y cuello. Las ropas de color oscuro ofrecen mayor protección que los vestidos de color pastel o suave.

    Al exponerse al sol, hay que utilizar en abundancia y frecuentemente cremas, lociones, sprays o geles protectores (eficaces tanto para los rayos UVA como para los UVB) que tengan, como mínimo, un factor 15 de protección. Deben escogerse productos resistentes al agua y probados dermatológicamente, que contengan filtros físicos o químicos.

    Las cremas protectoras deben aplicarse sobre la piel seca, 20-30 minutos antes de la exposición al sol.

    Los bronceados artificiales o cosméticos de los salones de belleza deben tomarse bajo control, ya que contienen rayos UVA, perjudiciales para nuestra piel.

    Ante una exposición solar hay que evitar cualquier contacto con productos potencialmente fotosensibles, es decir, que puedan crear en el organismo (o en la piel) una alta sensibilidad a la luz del sol, como jabones, desodorantes, cosméticos, perfumes, etc.

    Hay que prestar especial atención si se toman medicamentos fotosensibilizadores. El médico, cuando los aconseje, informará sobre las precauciones a tomar.

    Debe consumirse una adecuada cantidad de fruta fresca, verduras y cereales con un alto nivel de fibra.

    ¿Cómo se diagnostican?

    En la mayoría de las ocasiones no es necesario realizar ninguna prueba puesto que el diagnóstico está bastante claro.

    Cuando se plantean dudas sobre la naturaleza maligna de un tumor, se puede recurrir a la biopsia. La biopsia consiste en una extirpación de una muestra del tumor para poder proceder al análisis del tejido a través del microscopio y tomar la decisión de tratamiento más adecuada si se confirma el diagnóstico.

    ¿Cómo se tratan los epiteliomas?

    Generalmente el tratamiento suele ser con cirugía, siempre que el tamaño de la lesión y la localización permitan la total eliminación del tumor y un resultado cosmético adecuado, o, al menos, no peor que el obtenido por otros procedimientos. La cirugía permite además el estudio completo de todo el tumor a través del microscopio.

    Otros procedimientos utilizados serían: crioterapia (tratamiento con frío), radioterapia (tratamiento con radiaciones ionizantes), etc.

    La elección de un determinado tratamiento se realiza analizando la lesión en cada paciente de forma individualizada.

    Dr.  Eric Olesen  (especialista en Cirugía Plástica) , Dr.  Dan Rutherford  (médico general) .

    Última versión: 2011-06-20