Autoexploración de testículos

¿Por qué una autoexploración?

Los testículos pueden presentar muy variadas enfermedades, algunas de ellas de evolución lenta y progresiva, pero también otras de desarrollo más rápido. Algunas condiciones que afectan a los testículos son graves, pero la mayoría no lo son.

Conocer las sensaciones, aspecto y tamaño normales de los testículos es una buena costumbre.

Conocer las sensaciones, aspecto y tamaño normales de los testículos es una buena costumbre, de forma que los cambios puedan advertirse con rapidez si fuera necesario.

En general

Si detecta un bulto en un testículo, acuda al médico para realizar una exploración más profunda

    Señales que deben llamar nuestra atención:

    • Un bulto en un testículo
    • Dolor y/o aumento de la sensibilidad en cualquiera de los testículos
    • Salida de pus a través del orificio de la uretra en el pene (llamado meato)
    • Sangre en el esperma
    • Acumulación de líquido en el interior del escroto
    • Sensación de pesadez en la ingle o el escroto
    • Un aumento del tamaño de un testículo (uno de ellos es normalmente mayor que el otro, pero el tamaño y forma deberían mantenerse más o menos constantes).
    • Un aumento de tamaño de la zona pectoral o de la mama, con o sin hipersensibilidad.

    Cómo examinarse los testículos

    Examínese los testículos regularmente de la siguiente forma:

    • Realice la autoexploración mientras toma un baño caliente o una ducha prolongada, ya que esto suaviza la piel del escroto (piel que contiene los testículos), lo que hace más sencillo palpar los testículos en el interior.
    • Examine el escroto en busca de algún posible bulto en la piel o pliegues internos.
    • Palpe todo el escroto y los testículos con la palma de la mano y sienta la diferencia entre los testículos. Uno es siempre mayor y permanece más bajo. Esto es completamente normal.
    • Examine un testículo, y luego compárelos entre sí. Utilice ambas manos para girar con suavidad los testículos entre el pulgar y el índice.
    • Compruebe la posible existencia de bultos o protuberancias, ya que ambos testículos deben ser suaves excepto en uno de los polos del testículo, lugar en donde se encuentra el conducto que conduce el esperma, el epidídimo, y que luego se prolonga con el conducto deferente (el que se liga en la vasectomía). Éste se sitúa en la parte superior y posterior del testículo, y normalmente se nota como irregular.

    Incidencia del cáncer de testículos

    El cáncer de testículos representa sólo un 1%-2% de todos los casos de cáncer en varones. La máxima afectación se produce entre los 15 y 35 años.

    Aunque el cáncer testicular es raro, no lo es tanto encontrar un bulto en los testículos. Existen muchas condiciones que pueden confundirse fácilmente con un cáncer testicular. La mayoría de las veces no se trata de nada serio. Si se ha realizado una autoexploración y ha encontrado un bulto, se le aconseja que vaya al médico para una exploración más profunda.

    Publicidad

    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    3 votos, media: 4.67 sobre 5

    Comparta en Redes Sociales