Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Artroscopia

¿Qué es la artroscopia?

La artroscopia es una técnica de cirugía que permite ver directamente el interior de una articulación y trabajar dentro de ella sin necesidad de abrirla.

Imagen del interior de una rodilla

Con la artroscopia no se puede reparar un ligamento pero sí vigilar en determinados casos algunas de las tareas que realiza el cirujano para reconstruirlo. Hoy en día es la mejor técnica quirúrgica que se puede ofrecer para las lesiones meniscales, salvo excepciones.

©NetDoctor/Solheim

¿Qué utilidad tiene la artroscopia?

Se utiliza habitualmente para problemas de rodilla, hombro, tobillo, muñeca, codo y menos frecuentemente, de cadera. Tiene muy pocos efectos secundarios en comparación con la cirugía tradicional.

Hay que saber que las pruebas llamadas de imagen, como la Resonancia Magnética Nuclear o la Tomografía Axial Computarizada, en muchos casos no son capaces de ver las lesiones articulares. La artroscopia es útil cuando estas pruebas fallan, pero los problemas que detecta son únicamente los que se producen dentro de la articulación:

  • Lesiones del cartílago articular: puede estar erosionado formando cráteres (condropatías) que rozan contra el cartílago sano, desgastándolo; o bien pueden desprenderse trozos de ese cráter, produciendo los cuerpos libres que flotan en el líquido que baña la articulación y la bloquean cuando cambian de sitio.
  • Lesiones de la cubierta: llamada cápsula sinovial, que rodea la articulación, y que puede estar inflamada (sinovitis) produciendo un exceso de líquido en la articulación (derrame); o endurecida por cicatrices (adherencias) llegando a formar en este caso auténticas cuerdas que bloquean el movimiento y pueden causar dolor.
  • Roturas de ligamentos: (los ligamentos son como cuerdas que unen un hueso con otro): provocan inestabilidad: al utilizar la articulación. Los huesos se moverán entre sí de forma anormal hasta provocar la aparición de artrosis.
  • Rodilla: en la rodilla detecta específicamente las lesiones de las almohadillas: llamadas meniscos, que al romperse pueden provocar dolor, o bloquear el movimiento de la articulación.
  • Hombro: en el hombro detecta específicamente el estado de la barrera (rodete glenoideo): impide que la cabeza del húmero se salga de su sitio (inestabilidad y luxación de hombro).

De interés

Visite nuestra sección 'Aparato locomotor' donde encontrará artículos relacionados.

    Habitualmente los problemas que detecta permite también tratarlos:

    • En casos de cartílago dañado permite alisar los bordes de la erosión, con lo que disminuirá el rozamiento y con ello el dolor y el derrame. Y si hay cuerpos libres los saca al exterior.
    • En casos de lesiones de la sinovial puede alisar las vegetaciones que se forman en la sinovitis y quitar las adherencias.
    • Con artroscopia no se puede reparar un ligamento pero sí vigilar en determinados casos algunas de las tareas que realiza el cirujano para reconstruirlo, con lo cual se necesita una menor herida quirúrgica.
    • Hoy en día es la mejor técnica quirúrgica que se puede ofrecer para las lesiones meniscales, salvo excepciones.

    En el hombro permite dos actuaciones específicas:

    • Reparar el rodete siempre y cuando no haya tenido más de tres luxaciones.
    • Actualmente es la mejor técnica de cirugía para eliminar el rozamiento entre los tendones y el techo de hueso del hombro, causa de un elevado porcentaje de dolor en la zona. Si estos tendones presentan roturas, en algunos casos se pueden reparar mediante la artroscopia.
    Seguir leyendo > Cómo se realiza una artroscopia
    12Siguiente

    Dr.  Carl J. Brandt  (Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor) , Dr.  Dai Rees  (especialista en Cirugía Ortopédica) .

    Última versión: 2011-06-13