Artropatía Pélvica en el embarazo

¿En qué consiste la artropatía pélvica del embarazo?

Debido a la acción hormonal que se produce a lo largo del embarazo, las articulaciones de la pelvis sufren un proceso de relajación y movimiento que termina produciendo dolor. El diagnóstico de esta enfermedad no es difícil si se tiene presente la existencia de este problema y sus síntomas.

El tratamiento de la artropatía pélvica en el embarazo se basa en analgésicos y ejercicios recomendados por el fisioterapeuta.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Las mujeres con artropatía pélvica en el embarazo se quejan de dolores en la región púbica; estos dolores se irradian (se dirigen) hacia las ingles y la parte superior de ambos muslos (por delante y por detrás). El dolor generalmente va incrementándose progresivamente a lo largo de todo el embarazo; excepcionalmente lo hace de forma súbita. El dolor de la artropatía pélvica puede llegar a ser tan importante que limite la movilidad de la paciente y su capacidad para caminar; se ve obligada a hacerlo con pequeños pasos y la dificultad es aún mayor al subir o bajar. El dolor puede agravarse al adoptar ciertas posturas, como son los giros en posición tumbada.

La mujer debe saber que sus molestias persistirán durante un tiempo indeterminado después del parto, desapareciendo posteriormente. Debemos señalar que en las últimas fases del embarazo todas las mujeres van a sufrir una artropatía pélvica en mayor o menor medida.

¿Cuáles son las causas de la artropatía pélvica en la embarazada?

De interés

Le sugerimos la visita a nuestra sección 'Embarazo y parto', donde encontrará numerosos artículos relacionados.

    Como hemos mencionado anteriormente, las articulaciones de la pelvis, fuera del embarazo, sufren pocas modificaciones con los movimientos, manteniéndose fijas sobre un eje gravitacional constituido por el sacro y los huesos iliacos. Bajo la influencia hormonal que existe durante el embarazo, estas articulaciones van modificándose y permiten un movimiento y desplazamiento, provocando los síntomas referidos. Además, el peso del útero y del propio feto provocan un desplazamiento añadido de dichas articulaciones.

    ¿Qué pueden hacer las mujeres que padecen esta enfermedad?

    Las embarazadas que presentan esta clase de dolor deben consultar con su tocólogo para que pueda descartar cualquier otro tipo de complicación patológica añadida. El tratamiento de la artropatía pélvica en el embarazo se basa en analgésicos y ejercicios recomendados por el fisioterapeuta. En ocasiones los síntomas pueden aliviarse con una faja; a pesar de todo algunas pacientes precisan la ayuda de un bastón para amortiguar los dolores desencadenados al caminar.

    Semana a semana

    ¿Quiere saber cuándo tiene párpados o cuándo se chupa el dedo? Siga su embarazo semana a semana.

      ¿Qué ocurre después del parto?

      Las posibilidades de un parto con éxito y de una convalecencia más favorable se incrementan cuando la artropatía pélvica ha sido previamente diagnosticada y tratada. Las molestias no desaparecen inmediatamente después del parto, si bien durante las primeras semanas después del mismo se va produciendo una mejoría paulatina. Toda mujer que ha sufrido una artropatía pélvica durante el embarazo se pregunta si en una futura gestación volverá a padecer dicha enfermedad, pero desgraciadamente no podemos predecirlo.

      Publicidad

      . .

      ¿Le ha parecido interesante?

      Comparta en Redes Sociales