9 síntomas difusos de problemas de tiroides

Es una pequeña glándula, con forma de mariposa, situada en el cuello, debajo de la nuez, que carga con muchas responsabilidades. La tiroides es pequeña, pero no deja de ser la mayor de las glándulas del cuerpo. Produce dos tipos de hormonas, la T3 y la T4, que controlan la “quema” de energía del cuerpo y la sensibilidad a otras hormonas, como la del estrés.

También regula la sensación de hambre, los niveles de energía y hasta la temperatura del cuerpo.

Hombre joven en su despacho, con s´ñintomas de cansancio

Cuando actúa normalmente no notas sus efectos, claro. Pero cuando algo falla, ignorar los síntomas que produce es virtualmente imposible. Puede no funcionar bien de varias maneras, pero las más habituales son el hipertiroidismo (cuando produce demasiadas hormonas tiroideas) y el hipotiroidismo (lo contrario: cuando no se producen las suficientes).

A continuación, nueve sorprendentes indicios de que la tiroides no funciona como es debido.

Artículo Relacionado
5 sorprendentes razones por las que está todo el día cansado (y cómo remediarlo)

No es difícil sentirse permanentemente cansado con las ajetreadas vidas que llevamos. Pero, si bien no es raro, tampoco es normal. Aquí puede ver cómo recuperar su alegría de vivir.

Tu piel se vuelve fina, o bien de tacto rugoso

La tiroides controla la renovación de la piel. En pacientes con hipertiroidismo, la piel se renueva con algo más de rapidez, pero es más delgada. En el otro extremo, los hipotiroideos renuevan más lentamente las células cutáneas, que aparecen más ásperas al tacto.

Otros problemas generados por el hipertiroidismo son sensación de humedad y calor en la piel, así como mayor rojez de la cara y las manos. Por el contrario, los pacientes de hipotiroidismo pueden experimentar sensación de frío en la piel y palidez; también una cicatrización más lenta y un tinte anaranjado, consecuencia de la imposibilidad de la glándula para procesar el caroteno a vitamina A (carotenemia o carotenosis).

Has bajado mucho de peso, o has engordado un poco

Una tiroides hiperactiva puede hacerte perder una significativa -hasta alarmante- cantidad de peso en poco tiempo, incluso si tienes la misma hambre y comes lo mismo que siempre. Es consecuencia de la aceleración del metabolismo.

El hipotiroidismo, en el otro extremo, lo ralentiza, pero causa un efecto moderado en la ganancia peso: normalmente no más de dos o tres kilos más.

Artículo Relacionado
Publicidad

Estás siempre asado de calor o helado de frío

Ya te imaginas de qué va: una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) acelera los procesos normales del cuerpo, con un índice metabólico mayor. Y, puesto que quemas más energía, tienes esa sensación de calor.

Los hipertiroideos pueden despertarse por la noche sudando y con el corazón acelerado, debido al exceso de energía quemada. Por el contrario, el hipotiroidismo puede provocar que necesites otra camiseta para combatir el frío que sientes, consecuencia de la ralentización del metabolismo.

Estás de un humor extraño

El hipertiroidismo afecta al estado emocional, pudiendo generar ansiedad, hiper-emotividad y hasta psicosis.

Una tiroides poco activa, en el otro extremo, puede ir asociada a estados depresivos y rechazo a actividades sociales. También se asocia a ciertos problemas cognitivos, como volverse olvidadizo o padecer ciertas disfunciones motoras. En algunos casos, los bajos niveles de tiroides se han asociado a una sensación como de estar borracho.

Tu nivel de energía está muy alterado

Tanto el hiper como el hipotiroidismo pueden generar alteraciones serias en el cuerpo, globalmente hablando. Una tiroides hipoactiva puede hacer caer tu energía hasta el punto de que te cueste trabajo incluso encender la televisión. Y, al contrario, los pacientes hipertiroideos pueden ver su metabolismo aumentado al cien por cien, a diario y a todas horas, lo que puede causar serios problemas, en forma de caídas súbitas de energía. El corazón se acelera y puede causar un agotamiento anormalmente rápido. Esos niveles de energía también provocan problemas de sueño. Y pueden afectar a la pareja, pues la vida sexual se altera por completo.

Hombre ante el espejo examinándose el pelo

Artículo Relacionado

La digestión es otro problema

Te ha quedado claro que el hipertiroidismo acelera todos los procesos, ¿verdad? Uno de ellos: los movimientos del intestino. Una tiroides hiperactiva puede causar que tengas que ir corriendo al cuarto de baño más de dos y más de tres veces al día.

Y ¿el hipotiroidismo? Acertaste: estreñimiento. Causa lo contrario, menores y menos frecuentes movimientos peristálticos (o del intestino).

El ciclo menstrual va a su aire

Ese reloj femenino es el más sensible indicador hormonal: cualquier pequeño cambio puede causar una debacle. Con independencia de que se trate de hiper o hipotiroidismo, el ciclo puede variar de menos frecuente a más frecuente y de muy intenso a extraordinariamente leve. Cuando sospecha problemas de tiroides, la primera pregunta que hace el médico a las mujeres suele ser si tiene problemas menstruales. Si la paciente tiene un ciclo normal, con flujo consistente y normal, todo va bien. Si está desajustado es conveniente ir al médico, pues las alteraciones menstruales suelen ser el primer síntoma de un problema hormonal.

Publicidad

Has perdido algo de pelo

Tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden causar caída del cabello, pero de diferente manera. La delgadez difusa del pelo, tanto de la cabeza como del resto del cuerpo es consecuencia del primero. El hipotiroidismo, por su parte, puede alterar las cejas, sobre todo en sus bordes.

Tus ojos han cambiado

¿Has visto a alguien con los ojos anormalmente saltones? Pues podría tratarse de un caso de enfermedad de Graves, un tipo de hipertiroidismo que causa que los ojos se abran mucho. Esto se debe a una acumulación anormal de tejido detrás de los ojos, originando una mirada como de asombro.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales