8 cosas que hay que saber sobre la ansiedad

Mujer sentada en la cama con dolor de cabeza

Como primera medida, diremos qué NO es la ansiedad: No es la preocupación porque su vuelo se ha cancelado o porque no acepten su tarjeta de crédito en un restaurante. No es el miedo al resultado de una consulta médica.

La ansiedad es una respuesta errónea a una amenaza, real o percibida. Es una enfermedad REAL que complica mucho la vida y que requiere ayuda profesional. A continuación, algunos puntos clave que todos deberíamos saber sobre la ansiedad.

1. La ansiedad es muy común

Los psiquiatras se muestran de acuerdo en que cualesquiera que sean los problemas de sus pacientes, la ansiedad aparece en muchos casos; y una de cada diez personas tiene problemas de ansiedad. El hecho de que algunos nazcamos con más tendencia a la ansiedad que otros hace pensar en un componente genético.

2. La ansiedad a menudo provoca síntomas físicos

Los psiquiatras ven con frecuencia pacientes que han visitado a cardiólogos, neurólogos, gastroenterólogos… todo tipo de especialidad concebible, buscando las causas de sus síntomas físicos. Cuando los especialistas no encuentran nada, los envían a las consultas de psicología o de psiquiatría con un diagnóstico de ansiedad. Los síntomas habituales incluyen:

  • Taquicardia
  • Dolores de cuello
  • Sudoración excesiva
  • Sequedad de boca
  • Mareos
  • Dificultad para tragar
  • Urgencia por ir al cuarto de baño en los ‘picos’ de ansiedad
  • Inestabilidad
  • Sensación irreal de ‘no estar aquí’.

3. La ansiedad puede presentar síntomas de confusión mental

Cuando se tiene ansiedad se tiende a magnificar el problema, se tiende a ver amenazas donde no las hay. Nos obsesionamos en pensar que todo va bien. En cómo evitar el problema que tanto miedo nos produce. Nuestra mente esta en ebullición, no somos capaces de pensar con claridad. Sabemos que en ese momento nuestros pensamientos no tienen demasiado sentido… pero somos incapaces de pensar con lógica.

Llamando por teléfono tras un accidente de tráfico

4. La ansiedad se trata

Si tiene síntomas de los mencionados arriba, la recomendación es que vaya a su médico de familia o que acuda a un terapeuta cognitivo conductual. Un médico de familia puede recetar medicamentos como un antidepresivo, un tranquilizante para las fases agudas y/o un betabloqueante que reduzca una taquicardia. Pero, aunque las medicinas pueden ayudar, la psicoterapia resultará más efectiva a largo plazo.

5. Las mujeres son más propensas a la ansiedad

Las estadísticas muestran que la incidencia de trastornos de ansiedad en mujeres es del 33%, en comparación con el 22% masculino. Se ha sugerido que la explicación a esa diferencia esté, parte en la química cerebral, parte en cambios hormonales. Y también podría ser que las mujeres tienden a responsabilizarse más del bienestar de su entorno, por causas tanto biológicas como educacionales.

Ansiedad

En NetDoctor:

Angustia y ansiedad

    Publicidad

    6. Con frecuencia la ansiedad es peor por la mañana

    Es frecuente entre quienes sufren de ansiedad despertarse de un salto… como si les hubieran conectado a la corriente. ¿Por qué este susto, o este miedo? No está claro. Podría ser la elevación del nivel de cortisol (la hormona del estrés) a primera hora de la mañana, o la conciencia súbita de que hay que afrontar el día. Es recomendable levantarse sobre la marcha, en lugar de quedarse en la cama dando vueltas. Hay cierta evidencia de que somos más propensos a pensar negativamente cuando estamos tumbados. A continuación, tres consejos para empezar el día menos ansioso:

    • Desayune siempre, sin abusar de los hidratos de carbono de absorción rápida (bollos, galletas, dulces, pan blanco, etc.)
    • Coma plátanos. Hay personas ansiosas que los encuentran difíciles de tragar, pero son perfectos.
    • Limite los estimulantes, como el café o el tabaco.

    7. La ansiedad es incómoda… pero no mata a nadie

    El cuerpo no está haciendo nada para lo que no esté diseñado. Sólo hace algo que no merece este tipo de respuesta.

    Mujer hablando por teléfono

    La ansiedad tiene sus propios límites. Habrá momentos en que aumente, alcanzará un máximo y, le guste o no, volverá a descender. No se tiene ansiedad la vida entera.

    8. No se sienta culpable por su ansiedad

    “Pero si no hay nada, no hay una causa que justifique mi ansiedad”, alegan muchos pacientes. Buscan razones que justifiquen la ansiedad y pueden sentirse avergonzados, o incluso culpables, al no encontrarlas. Lo califican como un problema de la civilización, del “primer mundo”. Después de todo, tienen su familia, su casa y tres comidas calientes al día…

    Y en lo que no caen es en que la ansiedad es un trastorno psicológico del que no se van a librar por mucho que se digan que no deberían padecerlo y que no tiene sentido. La mejor manera de afrontarlo es comprenderlo, leer sobre el problema y buscar ayuda especializada; acabará por desmitificarlo.

    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    63 votos, media: 4.46 sobre 5

    Contenido Relacionado

    Comparta en Redes Sociales