13 posibles causas de que te despiertes por la noche…

Hombre preocupado sentado en la cama

... Y qué hacer para evitarlas

Despertarse por las noches puede ser enormemente frustrante y, por obvia que resulte la razón de que te suceda, hay algunos factores físicos y emocionales, poco conocidos, que podrían estar contribuyendo a tu insomnio. Los expertos explican…

1. Toses, de noche

Si la tos te despierta, podría estar causada por el ácido estomacal saliendo esófago arriba e irritando la parte posterior de la garganta. Este trastorno se conoce como reflujo, empeora cuando estamos tumbados y habitualmente se presenta un par de horas después de acostarse. Quienes sufren reflujo durante el día son más proclives a sufrirlo durante la noche. Otros síntomas incluyen acidez de estómago y sabor igualmente ácido en la boca.

Qué puedes hacer:

Controla el peso. Los kilos abdominales de más pueden provocar el trastorno, al presionar sobre el abdomen y empujar el contenido del intestino hacia la garganta. Intenta evitar comidas copiosas seis horas antes de irte a la cama y trata de dormir incorporado sobre almohadas.

2. Necesitas ir al cuarto de baño

Una vejiga llena puede ser una señal temprana de diabetes tipo 1 o tipo 2, por cuanto que el cuerpo necesita librarse del exceso de azúcar por la orina. Tener que ir al cuarto de baño también puede ser síntoma de problemas como fibroides –tumores benignos en la pared del útero que pueden engrosarlo y que acabe oprimiendo la vejiga. O estar causado por cistitis, una inflamación de la vejiga debida a una infección.

Mujer insomne en la cama mirando la hora

Qué puedes hacer:

Si tienes síntomas de diabetes deberías ver a tu médico para que pida un análisis de sangre. Por su parte, la cistitis se trata con antibióticos.

3. Estás sin aliento

¿Sabías que hay una cosa que se llama asma nocturna? Hay gente que lo ha averiguado sólo porque les despierta por la noche. También puede provocar ataques de tos.

Qué puedes hacer:

El aire acondicionado y los ácaros de tus sábanas o tu edredón pueden provocar un ataque. Intenta cambiar el tipo de ropa de cama, a ver si funciona. Si se trata de asma, tu médico de familia puede recetar un inhalador de larga duración, con corticoides que te despeje las vías aéreas.

4. Estás mareado

Si te despiertas con sensación de mareo, podrías sufrir de vértigo posicional benigno. Esto sucede cuando fragmentos microscópicos de residuos se desprenden en el oído interno (normalmente como resultado de una infección o una inflamación) y se introducen en alguno de los canales del oído medio, causando señales de equilibrio erróneas que acaban por generar mareos.

Qué puedes hacer:

Dormir boca arriba con dos almohadas puede ayudar, dado que estabiliza la posición de la cabeza. Si te despiertas mareado, ponte una luz suave cerca de la cama y no cierres los ojos: los mensajes visuales que recibes te ayudarán a reordenar los mensajes erróneos enviados al cerebro. Concéntrate entonces en algún objeto unos pocos minutos y las señales confusas desaparecerán, disipando la sensación de mareo.

El trastorno es tratable en la consulta del otorrino con la maniobra de Epley, que consiste en una serie de movimientos de la cabeza del paciente, alternativamente tumbado o sentado, realizados con lentitud según una secuencia establecida.

Imagen recreación del mareo

5. Tienes dolor de espalda

Dormir con demasiadas almohadas puede causar tension en la parta baja de la espalda. La major postura para dormer es boca arriba, con una almohada en el cuello y otra bajo las rodillas.

Qué puedes hacer:

Tu colchón puede ser demasiado duro o demasiado blando. Si pruebas uno nuevo, túmbate y comprueba que puedes poner la mano en el hueco entre la columna vertebral y el colchón. Si hay un hueco grande, es demasiado duro. Si no puedes sacar los dedos con facilidad, es que es demasiado blando.

Publicidad

6. Pasas demasiado calor

Los sudores nocturnos son un signo clásico de menopausia, pero también los puede causar un exceso de alcohol o ser un efecto secundario de fármacos anti-depresivos. En algunos casos, raros, los sudores nocturnos pueden ser signo de una infección seria, o de enfermedades como TB, endocarditis (inflamación de las válvulas cardiacas) y linfoma, un tipo de cáncer de la sangre. Todos ellos causarían sudores diurnos, pero serían más perceptibles de noche.

Qué puedes hacer:

Si esto sucede con alguna frecuencia –digamos algunas veces por semana– el problema debería investigarlo tu médico de familia. Existen tratamientos alternativos naturales de la menopausia y puedes investigar con tu médico de familia o tu ginecólogo si alguno podría ayudarte.

7. Estás confuso

Cuando algo nos despierta durante una fase de sueño profundo podemos sufrir ese tipo de confusión, en que aunque seamos capaces de hablar o levantarnos, no estamos en realidad despiertos del todo. Esto también puede sucedernos durante la transición de una fase de sueño profundo a otra de sueño más ligero. Y también lo pueden provocar las apneas obstructivas, un trastorno por el que dejamos repetidamente de respirar períodos de tiempo variables, durante la noche.

Qué puedes hacer:

Adelgazar, dejar de fumar y limitar el alcohol pueden acabar con el problema.

¿Ayuda para dejar de fumar? Aquí, con StayQuit de NetDoctor

Hombre maduro insomne

8. Te duele la cabeza

Podría ser simple deshidratación, pero si un dolor de cabeza te despierta noche tras noche sobre la misma hora, podrías sufrir lo que se llama cefalea en racimos, que provoca un dolor punzante, habitualmente detrás del ojo y que dura entre media y tres horas. Puede ir acompañado de nariz taponada y ojos enrojecidos.

Qué puedes hacer:

Los analgésicos disponibles sin receta podrían no ser suficiente y debe ser tu médico quien prescriba algo más potente para quitarte el dolor. También te puede recomendar tener a mano oxígeno, pues parece que respirarlo puro puede ayudar.

9. Te duelen las piernas

Las estatinas (los fármacos para bajar el colesterol) se han asociado a espasmos musculares súbitos en pantorrillas, muslos y pies; pero debes hablar con tu medico antes de hacer cualquier cambio en la medicación.

Qué puedes hacer:

Darte un baño caliente al irte a la cama: te relajará los músculos, recomiendan muchos fisioterapeutas. Beber mucha agua, principalmente si haces ejercicio evitará la pérdida de minerales necesarios para las correctas contracciones y relajaciones de los músculos. Puede ayudarte también estirar los gemelos –las pantorrillas– antes de acostarte.

10. Tienes hambre

Hay muchas razones para que el hambre te despierte. Trastornos como el estrés o pasar por un estado depresivo pueden causar el llamado síndrome “del comedor nocturno”. Los antidepresivos podrían ayudar, como puede quizá seguir pautas regulares de comidas durante el día. Despertarse con hambre puede ser también signo de hipotiroidismo, que es una falta de la hormona tiroxina, que ralentiza el metabolismo y provoca que le resulte difícil al cuerpo mantener los niveles adecuados de azúcar. Se diagnostica con un análisis de sangre y se trata con un fármaco, la levotiroxina, que repone la hormona. O podrías tener episodios de hipoglucemia, que es la bajada de azúcar en sangre (que no necesariamente se produce en personas diabéticas); habitualmente son consecuencia de un aumento importante de azúcar seguido de una rápida caída, acaso por comer dulces-basura o por un exceso de alcohol.

Mujer mirando el despertador

Qué puedes hacer:

Sigue una dieta sana y, si los síntomas persisten, visita a tu médico de familia.

11. Tienes la boca dolorida

El dolor de boca puede causarlo la pulpitis, una inflamación de la pulpa, la parte interna de las encías, que protege el nervio dental. Se nota especialmente por la noche, desde el momento en que, tumbados, se incrementa en cierta medida la presión en cabeza y nuca, agravándolo. Un dolor difuso en la boca puede causarlo el rechinar de dientes, conocido como bruxismo.

Qué puedes hacer:

Acude al dentista lo antes posible. Si se detecta la pulpitis a tiempo, se puede tratar sin problemas. Si el problema es que rechinas los dientes, una férula, un aparato simple que separa los dientes de arriba de los de abajo lo solucionará.

Dado que el 70% de los casos de bruxismo los produce el estrés, intenta ejercicios de respiración y darte un largo y relajante baño al irte a la cama.

Publicidad

12. Estás sometido a tensión, o deprimido

El estrés, como cualquier tipo de preocupación, incrementa la posibilidad de que te despiertes por la noche. Si estás emocionalmente alterado, el cuerpo incrementa al nivel de excitación, incluso estando dormido. Esto nos vuelve más vulnerables a otros factores que no contarían en condiciones normales, que no serían capaces de despertarnos: algo de ruido nocturno, por ejemplo. Y, desde luego, despertarse con el ánimo por los suelos es un signo claro de depresión.

Qué puedes hacer:

Chica joven bebiendo agua

Que cuando apagues la luz tu dormitorio esté totalmente oscuro y más bien fresco, alrtrededor de 16ºC. No olvides que el ejercicio y la meditación pueden ayudarte a aliviar preocupaciones y estrés. Si se trata de depresión, es importante que te lo hagas ver, con un psicólogo o un psiquiatra, que actuarán en consecuencia

13. Tienes mucha sed

Despertarse sediento podría deberse a una diabetes sin diagnosticar. Se produce por un nivel excesivo de azúcar en sangre del que el cuerpo necesita deshacerse vía orina y que puede causar una deshidratación parcial, causando la sed. Otros síntomas son pérdida de peso, visión borrosa y demasiadas visitas al cuarto de baño, particularmente por la noche.

Qué puedes hacer:

Ver si tienes diabetes oculta: un análisis de sangre lo determinará.


¿Le ha parecido interesante?

41 votos, media: 4.20 sobre 5

Comparta en Redes Sociales