Pancreatitis aguda

Pregunta

Después de sufrir una pancreatitis aguda al cabo de un tiempo ¿puedo seguir con mi vida normal? Es decir, ¿puedo volver alguna vez a ingenir alcohol y comer normalmente sin restricciones? Mil gracias por su ayuda.

Respuesta

La consulta que usted nos hace es ciertamente interesante. La pancreatitis es una inflamación grave del páncreas, el cual es un órgano del tubo digestivo con una función glandular mixta, endocrina y exocrina.

La función endocrina del páncreas reside básicamente en su capacidad para secretar ciertas hormonas a la sangre, como la insulina o el glucagón. La función exocrina del páncreas la ejerce fabricando y secretando jugo digestivo pancreático al duodeno (primer segmento del intestino delgado).

Este jugo pancreático contiene las enzimas pancreáticas (lipasas, amilasas y proteasas fundamentalmente) que son proteínas con una acción degradante de ciertos nutrientes como las grasas, los azúcares complejos (almidones) o las proteínas de los alimentos, con el fin de que estos puedan ser digeridos y absorbidos en forma de elementos sencillos por las células de la mucosa digestiva.

El jugo pancreático se va formando en una especie de nichos glandulares (acinos) los cuales disponen, cada uno de ellos, de un conductillo por el que ir drenando el jugo producido; estos canalículos forman un árbol de conductos que, a modo de red de tuberías, acaban todas confluyendo en un tubo colector central grueso, denominado conducto de Wirsung, el cual drena al duodeno a través de un orificio que tiene un esfínter que se abre o se cierra según sea preciso, denominado esfínter de Odi.

Pues bien, en algunas personas, y no se sabe muy bien por qué, se cree que el consumo de alcohol produce un espasmo del esfínter de Odi y con ello la imposibilidad de drenar adecuadamente el jugo pancreático, incrementándose así la presión del interior del árbol canalicular pancreático.

Cuando esto sucede se activan y se derraman las enzimas pancreáticas a las células de los acinos y se produce una lesión global muy seria que provoca una inflamación. Las enzimas entonces tienden a hacer lo mismo que cuando están en el duodeno, es decir, romperlo todo, grasas, azúcares y proteínas, pero al hacerlo en el interior del páncreas, sobre las células de este órgano, producen una destrucción de tejido que puede ser muy grave y que puede llegar incluso a traspasar los límites del órgano pancreático y llegar por medio de la sangre a producir a distancia ese tipo de lesiones en otros órganos como el hígado, el pulmón, el riñón o el cerebro, entre otros.

Se cree, además, que el alcohol tiene también per se un efecto tóxico directo sobre las células pancreáticas, igual que lo tiene sobre las células del hígado, lo cual favorece un efecto lesivo mayor.

Todo este mecanismo que le he explicado se puede producir también por la obstrucción física del conducto de Wirsung -por un cálculo biliar por ejemplo- (en la mayoría de las personas el último tramo de este conducto es utilizado por la bilis del hígado para salir al duodeno y pueden por tanto descender por él, barro y cálculos biliares); de hecho, la litiasis biliar es la principal causa, junto al consumo de alcohol, de las pancreatitis.

Cuando la pancreatitis se produce de forma abrupta y grave se la denomina pancreatitis aguda y cuando se van produciendo pequeñas crisis agudas repetidas que van haciendo degenerar progresivamente al páncreas y lo van reduciendo a la mínima expresión, hablamos de pancreatitis crónica.

Existen más causas posibles de pancreatitis (infección por ciertos virus, hipercalcemia, hipertrigliceridemia, traumatismos abdominales, tumor duodenal, etc.) pero la colelitiasis (piedras en la vía biliar) y el consumo de alcohol son, con diferencia, las causas más frecuentes.

En su consulta no menciona usted qué causa se ha visto como desencadenante de su pancreatitis. Si fuera por causa del alcohol, evidentemente, a su pregunta de si puede seguir consumiendo normalmente alcohol, sólo puede contestarse una respuesta que usted fácilmente podrá deducir. El seguir consumiendo alcohol le produciría nuevos ataques de pancreatitis de elevado riesgo para su salud y, con el tiempo, una pancreatitis crónica que podría ser, sin duda, causa de muerte prematura.

Si la causa de la pancreatitis fue la colelitiasis u otra de otro tipo, desde un punto de visto estricto, no se le prohibiría el consumo de alcohol, pero lo cierto es que a cualquier paciente siempre se le desaconseja el consumo de alcohol, haya sido por la causa que haya sido la pancreatitis, debido a que, tras haber padecido una pancreatitis, se es más vulnerable a su efecto tóxico directo.

Respecto a si puede comer todo tipo de alimentos, en principio las restricciones dietéticas, sobre todo de grasas, se deben seguir en la fase convaleciente de la pancreatitis. Tras la recuperación completa, por lo general el paciente puede volver a comer de todo (excepto productos con alcohol) si lo tolera adecuadamente.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

146 votos, media: 4.47 sobre 5

Comparta en Redes Sociales